Saltar al contenido
14
Ene

Unión Europea habla claro respecto a Brexit

Según una carta enviada a la primera ministra Theresa May, la Unión Europea (UE) aseguró que le ha «aclarado» al Reino Unido que «no desea» que «entre en vigor» la salvaguarda del Brexit respecto a la frontera con Irlanda.

La misiva está firmada por los presidentes de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, y ha sido divulgada por el Gobierno británico un día antes de la decisiva votación en la Cámara de los Comunes sobre el acuerdo del «brexit» o salida del Reino Unido de la Unión Europea negociado por Londres y Bruselas.

Hasta el momento, todo indica que el pacto no será apoyado por muchos diputados conservadores y de la oposición.

El texto confirma la determinación de Bruselas de que la salvaguarda o «garantía» sobre la frontera irlandesa sea reemplazada, si bien recalca que la Unión Europea «no está en posición de acordar» cambios sobre el acuerdo de retirada.

Muchos diputados rechazan la salvaguarda, pensada para evitar una frontera dura entre las dos Irlandas, porque temen que deje atado al Reino Unido a las estructuras de la Unión Europea en contra de su voluntad, en caso de que Londres y Bruselas tarden más de lo esperado en sellar un acuerdo comercial durante el periodo de transición.

En la carta, Juncker y Tusk admiten que comparten con la primera ministra su intención de que la futura relación comercial entre ambas partes sea alcanzada «lo más pronto posible».

«La Comisión está determinada a darle prioridad en nuestro programa de trabajo a las conversiones sobre las propuestas que puedan reemplazar la salvaguarda», prosigue la misiva, remitida a May en respuesta a una comunicación anterior de ésta para que la Unión Europea aportase más aclaraciones sobre la controvertida «garantía».

«En este contexto, tecnología y arreglos que faciliten serán considerados», agrega la carta, de cinco páginas.

Juncker y Tusk reconocen que el Brexit es fuente de «incertidumbre» y que, «ante tiempos de desafíos, comparten con May «la determinación de crear la mayor certeza y certidumbre posibles para los ciudadanos y las empresas en una situación en la que un Estado miembro deja la Unión Europea después de más de cuatro décadas de integración económica y política».

Al referirse al acuerdo de salida del bloque europeo, los dos dirigentes comunitarios subrayan que representa un «compromiso justo», cuyo objetivo es «asegurar una retirada ordenada del Reino Unido de la Unión Europea, limitando las consecuencias negativas del Brexit».

Esa salvaguarda está pensada para evitar una frontera entre las dos Irlandas a fin de no perjudicar el proceso de paz en la provincia británica de Irlanda del Norte.

En un discurso en la localidad de Stoke-on-Trent, norte de Inglaterra, May sostuvo que la misiva remitida por la Unión Europea contiene «valiosas nuevas aclaraciones y garantías», incluida la referida a negociar rápidamente la futura relación entre ambas partes.

«Ahora tenemos un compromiso de la Unión Europea de poder empezar a trabajar sobre nuestra nueva relación lo antes posible una vez firmado el acuerdo de retirada», puntualizó la jefa del Gobierno.

La líder conservadora continuó su campaña para convencer a los diputados de que respalden mañana en la Cámara de los Comunes el acuerdo que ha negociado con la UE, ya que muchos parlamentarios de su partido han anticipado que votarán en contra.

«El único acuerdo que está sobre la mesa es el que los diputados votarán mañana por la noche. Se puede evitar (un Brexit) sin acuerdo votando por el pacto», insistió May.

Fuente: El Comercio