Saltar al contenido
9
Oct

Vea por qué es mala idea comprar vestidos de novia en Internet (Video)

Actualizado: 09/10/2019 13:06

Las redes sociales y portales web están llenos de promesas que muchas veces son falsas y cuando se trata de ropa mucho más. Este sentido un interesante video de la youtuber Shannon Harris confirma por qué no comprar vestidos de novia en Internet.

Para nadie es un secreto que elegir el vestido de novia perfecto es, en muchas ocasiones, el proceso más estresante de la boda y el que más tiempo requiere. Por lo que las opciones económicas y atractivas que ofrecen algunas páginas web se vuelven irresistibles, sin embargo, es mejor no caer en la tensión.

¿Por qué no comprar vestidos de novia en Internet?

Las novias más exigentes se pueden llegar a probar decenas de vestidos sin dar con el que consideran ideal para un día tan especial. Por factores físicos y económicos. Una de las formas de ahorrar puede ser comprar el vestido en internet, ¿pero de verdad se puede arriesgar así?

Harris contó en su propia experiencia que las fotos que vemos de vestidos increíbles en la red no siembre coinciden con la realidad. Ella decidió ordenar una selección de vestidos económicos en un intento por encontrar su traje de boda ideal, se gastó una media de $23 dólares por vestido.

 

El vestido con un bonito y sutil estampado floral, con la espalda al aire se veía absolutamente impresionante en la foto de la modelo del sitio web. La realidad fue muy distinta.

“Para mí, esto no está bien, se ve raro. Parece que estoy a punto de casarme en Las Vegas, pero en el mal sentido, no de una manera linda”.

Sin embargo, todavía tenía otra opción por probarse. Shannon se probó otro vestido, uno que era también barato ya que no llegaba a los $25 dólares. El único problema era que se le veía el trasero. Se dio cuenta de que la tela era muy transparente y no cubría tanto. Hasta se podía ver su ombligo a través del material. En resumen, comprar el vestido del día más importante de tu vida en internet no es una gran idea.

Fuente: La Opinión