Saltar al contenido
adolescente rusa degollada mataró copia
18
Jun

Vecino de la adolescente degollada en Barcelona presenció un suceso muy extraño

Actualizado: 18/06/2019 13:43

Dos enigmas rondan el caso de Karolina, la adolescente rusa degollada en Mataró, Barcelona. El hermano de la chica de 14 años, también menor de edad, está desaparecido. Ahora revelan que está en peligro. Además, un vecino relató un extraño incidente antes del hallazgo de la niña.

Hermano de la adolescente rusa degollada en Mataró está en peligro

Stefan podría estar en peligro. Los Mossos D’ Escuadra buscan al hermano de Karolina, la niña rusa de 14 años encontrada muerta en su casa de Mataró. El joven se encuentra en paradero desconocido desde el sábado. El objetivo es protegerlo, y no detenerlo como presunto sospechoso, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El Tribunal detalló que la búsqueda se inició a raíz de la denuncia que interpuso la madre, que habría llegado hace unas horas a Mataró. Está descrita «dentro de un protocolo específico de aplicación por desaparición de menores» y tiene como objetivo principal proteger la integridad del menor de 16 años.

Este joven fue posiblemente una de las últimas personas que vio con vida a su hermana pequeña.

Investigan muerte de Karolina como un homicidio

La policía catalana investiga como un homicidio la muerte de la menor. Su cadáver fue hallado con heridas de arma blanca en la parte lateral del cuello el domingo pasado, sobre las 22.00 horas.

Entre tanto, la Policía científica ha vuelto este martes, a primera hora, al domicilio de esta familia de origen ruso. Lo hace después de que estuviese en el área durante casi todo el lunes, para dar con más pruebas que les permitan aclarar quién fue el que acabó con la vida de Karolina.

El sospechoso hombre ruso

Un misterioso hombre aparece en escena. Podría haber estado con la víctima y su hermano dentro del domicilio horas antes del crimen de la adolescente rusa degollada en Mataró.

Un vecino de la familia rusa estuvo a última hora del viernes frente a la puerta de su vivienda, en el cuarto segunda del número 83 de la calle Burriac de la localidad del Maresme. Había visto a la niña por última vez ese mismo día, cuando después del colegio fue a comprar a su tienda.

Según cuenta, iba a visitar a un amigo que vivía en la misma planta y al ver que una puerta estaba abierta, hizo el amago de entrar. En ese instante, «apareció un hombre ruso y corpulento» que le hizo ver que no era la vivienda que buscaba. Se había equivocado, debía ir a la de enfrente.

«No me dio tiempo a pedirle disculpas, simplemente cerró de un portazo la puerta», cuenta este vecino. En ese momento, asegura, la madre ya había tomado el vuelo a Rusia desde Girona, y los hijos estaban en el interior del domicilio. Cuarenta y ocho horas después, encontraban el cadáver degollado de la menor en su habitación. De su hermano y del supuesto y misterioso ruso, todavía nada se sabe.

Con información de El Español