Skip to content

Barbie humana se lava el maquillaje y el resultado causa shock

Valeria Lukyanova al natural

Valeria Lukyanova, a quienes todos llaman la Barbie humana, publicó una foto sin maquillaje que descubrió su verdadero rostro e impactó a todo el mundo.

La chica es conocida ya internacionalmente, pues a lo largo de su vida ha hecho todo lo posible para parecerse a la famosa muñeca de plástico. Ahora la modelo de nuevo está en boca de todos al compartir una serie de fotografías donde luce sin maquillaje.

Las fotos causaron gran asombro entre los internautas, quienes simplemente no pueden creer que se trate de la misma persona.

La modelo luce igual que la muñeca

La foto de la Barbie humana sin maquillaje causa impacto

A través de las fotografías, las cuales se hicieron virales, la “Barbie humana” reveló cuál es su verdadera apariencia.

El nombre real de esta famosa modelo es Valeria Lukyanova; la joven desde hace muchos años se ha caracterizado por el increíble parecido que tiene con la muñeca Barbie. Sin embargo, fue ella quien decidió compartir estas increíbles fotografías que dejaron con la boca abierta miles de internautas.

Años atrás Valeria, una joven ucraniana, empezó a hacerse famosa gracias a las redes sociales; pero su fama fue creciendo cada vez más, ya que con cirugías y maquillaje logró un increíble parecido al famoso juguete.

Es debido a este gran parecido y a la impresionante belleza de la joven que en redes sociales ha acumulado gran cantidad de seguidores. A la fecha tiene 383 mil de ellos en Facebook y 820 mil más en Instagram.

Pero todo parece indicar que ahora la joven ha decidido dejar atrás la imagen de Barbie y ser una persona “normal” pues recientemente publicó fotografías donde se le ve sin maquillaje. Las fotos sin duda impactaron y se hicieron virales, pues gran cantidad de internautas aseguran que aun sin maquillaje la joven luce espectacular, incluso mejor.

Acá la fotografía de la Barbie humana al natural

Los internautas admiraron la belleza natural de la ucraniana

Fuente: La Opinión