Skip to content

¡Bomba! La Reina se queda con el pequeño hijo de Harry y Meghan

El pequeño Archie Harrinson podría quedar en medio de un conflicto

Se confirmó que la reina del Reino Unido tiene, sin discusión, la custodia del hijo de Harry y Meghan.

Es oficial, la Reina Isabel II aceptó la renuncia a sus funciones de Meghan Markle y el Príncipe Harry. Sin embargo, un detalle que nadie se esperaba que saliera a la luz es que la monarca se quedó con la custodia del hijo de los duques, el pequeño de 8 meses Archie Harrinson.

La Reina se queda con la custodia del hijo de Harry y Meghan

Aunque lo anterior responde a una ley de larga data, puede que sea un impedimento importante para los planes de la cuestionada Meghan Markle. Según la experta real Marlene Koenig, quién hablo para Mirror, incluso la segunda línea del trono, el Príncipe William y su esposa Kate Middleton no tienen legalmente la custodia total de sus tres hijos: el Príncipe George, la Princesa Charlotte y el Príncipe Louis.

Esto se debe a que la familia tiene un acuerdo con la Reina Isabel, lo que significa que se le otorga la custodia legal total de todos los miembros de la familia real.

«La legislación aprobada durante el reinado de George I. Era conocida como la Gran Opinión para la Prerrogativa de la Familia Real y se refería al control del rey sobre la educación, la crianza y el matrimonio de sus nietos. Lo hizo porque tenía una relación muy mala con su hijo, el futuro rey George II. En este sentido se aprobó esta ley que significaba que el rey era el guardián de sus nietos».

regalos de Navidad del hijo de Meghan y Harry
Archie vivirá con sus padres pero su custodia sigue en manos de la Reina Isabel II.

La ley se remonta a más de 300 años hasta 1717, una época en la que el «derecho de supervisión del monarca se extendía a sus nietos y este derecho de derecho pertenece a Su Majestad, Rey del Reino, incluso durante la vida de su padre».

La ley de custodia de la realeza británica

La reina también tenía la custodia completa del Príncipe William y Harry cuando eran más jóvenes. Este hecho salió a la luz cuando el príncipe Carlos y la princesa Diana se divorciaron en 1996. En el acuerdo de divorcio de la pareja no se mencionaron los arreglos de custodia de los hijos, a pesar de los arreglos realizados. Esto se debía a que ninguno de los padres tenía la custodia completa, sino que pertenecía a la Reina Isabel.

Esto significaba que Carlos y Diana tenían que obtener el permiso de la Reina Isabel antes de hacer cosas simples con sus hijos, como irse de vacaciones. Koenig confirmó que la regla todavía existe hoy y «técnicamente» los padres necesitan el permiso de la Reina Isabel para sacar a sus hijos del país.

Añadió que, a pesar de esto, la Reina Isabel es respetuosa con los deseos de los padres y no insistiría en sus opiniones sobre ellos. Por lo que ahora que el Príncipe Harry y Meghan Markle han decidido vivir tanto en Canadá como en Reino Unido, se espera que la Reina Isabel no se oponga para que el bebé Archie, también lo haga con ellos.

Fuente: Soy Carmín