Skip to content
¡Lo último! Filtran fotos eróticas de Rosa Peral (Crimen de la guardia urbana)

¡Lo último! Filtran fotos eróticas de Rosa Peral (Crimen de la guardia urbana)

Las envió al vecino luego del crimen

Se filtra una impactante información en torno al crimen de la Guardia Urbana, pues el vecino de Rosa Peral lo dice todo sobre el intercambio de fotos eróticas tras el asesinato de Pedro Rodríguez.

La noche del 1 al 2 de mayo de 2017 mataron a Pedro Rodríguez, agente de la Guardia Urbana de Barcelona. Aún se desconoce la autoría del crimen. Pero lo que sí se sabe es que entre su novia Rosa Peral y Albert López, el exnovio de ella trasladaron su cadáver en el maletero de un coche. Ambos agentes también de la Guardia Urbana de Barcelona lo llevaron al pantano de Foix (Castellet y Gornal, Barcelona) y le pegaron fuego. ¿Qué hizo Rosa Peral el 3 de mayo? Intercambiar fotos eróticas con su vecino.

Las fotos eróticas de la guardia urbana Rosa Peral y el vecino

Lo reconoció el propio vecino a preguntas del ministerio fiscal, según consta en el sumario. Manuel G.R., que reside en la finca más próxima a la de Rosa, también reveló que había mantenido algún encuentro sexual con ella; y que de vez en cuando se habían mandado fotos de carácter sexual. A pesar de que hacía tiempo que no lo hacían, el día después de la muerte de Pedro, Rosa lo volvió a hacer.

Juicio del crimen de la Guardia Urbana

El próximo día 30 empezará en Barcelona el juicio por el conocido como Crimen de la Guardia Urbana. Esto es, el asesinato del agente Pedro Rodríguez en la casa de Cubellas en la que vivía con su novia Rosa y las dos hijas de ella.

Hay dos personas en prisión como presuntas autoras del crimen: la propia Rosa Peral y su exnovio Albert López, un policía violento y posesivo que no había asumido que ella tuviese otra relación. Una especie de triángulo amoroso que, según apunta la investigación, puede tener más aristas.

Las múltiples parejas de Rosa Peral

Y es que Rosa llevaba cerca de medio año con Pedro, pero seguía relacionándose a escondidas con su exnovio Albert. Por otro lado, no había acabado del todo la relación con su exmarido (un mosso d’esquadra con el que tuvo dos hijas). Y por último, seguía flirteando con su vecino Manuel, con el que había mantenido alguna relación sexual esporádica y con el que se mandaba fotos eróticas. Esos son los resultados que arrojan la revisión del teléfono móvil de Rosa por los investigadores del caso.

Testimonio del vecino de la guardia urbana asesina

Manuel comparece en calidad de testigo y reconoció en su testimonio que, dos días después del crimen, intercambió fotos eróticas con Rosa. Manuel declaró que la noche de autos, la del 1 al 2 de mayo, estuvo en su casa con su pareja viendo una película. Al día siguiente, empezó a hablar por Whatsapp con Rosa y “se remiten fotos eróticas. El declarante [Manuel] pide a Rosa que borre todos los mensajes, para que no lo vea nadie y para que la pareja del declarante no se llegara a enterar”, recoge el sumario.

Sobre eso, Rosa le contestó: “Claro, si no, me mata”. Una sentencia macabra, teniendo en cuenta que, a esas alturas, Pedro ya estaba muerto. Ahora la justicia determinará si lo mató ella.

Videos eróticos de Rosa Peral

Rosa Peral, antigua gogó de discoteca, ya había protagonizado algún escándalo por su querencia a protagonizar videos eróticos. Sucedió en 2008. Rosa mantuvo una relación con un mando de la Guardia Urbana de Barcelona. El hombre le grabó un vídeo manteniendo sexo. Cuando rompieron, él lo compartió con otros compañeros del cuerpo. Rosa lo denunció y el caso trascendió a los medios: fue conocido como la pornovenganza de la Guardia Urbana.

A Rosa no le sirvió de escarmiento, al parecer, dado que siguió manteniendo la costumbre de hacerse fotografías íntimas y compartirlas; en este caso con su vecino. Manuel G.R. reconoció que no era la primera vez que lo hacían. Los propios investigadores que revisaron el móvil de Rosa aseguran que “el resultado del informe del teléfono pone en relevancia una relación bastante íntima” entre ambos.

El chat “disimulado” de la guardia urbana

Tan íntima, que intercambiar fotos de contenido sexual parecía ser una costumbre bastante habitual. En sus conversaciones no requerían ser demasiado explícitos para saber lo que se estaban pidiendo:

“Cuando el declarante [Manuel] le dice [a Rosa] “manda algo”, se refiere a fotos eróticas; que ya en otras ocasiones se habían mandado fotos”, recoge el sumario. Luego, ambos borraban dicho material para evitar que sus respectivas parejas les pillasen.

Ese “manda algo” se dijo en esa conversación de Whatsapp que habían mantenido ambos el día 3 de mayo, dos días después de la muerte de Pedro Rodríguez. En ese momento, Manuel no tenía ni idea de dónde estaba Pedro, que además de su vecino era su amigo. Se creyó la versión que le había dado Rosa: se habían vuelto a pelear y Pedro se había largado con la moto. Manuel lo dio por bueno y el chat siguió por otros derroteros, hasta llegar a un punto en el que Rosa le preguntó.

“¿Repetiremos?”. Se refería ella a repetir las relaciones sexuales que habían tenido en noviembre de 2016. Fue entonces cuando Manuel asumió que Pedro no sólo se había largado de casa, sino que habían roto la relación. No imaginaba que a Pedro lo habían asesinado. Mucho menos que Rosa tendría la sangre fría de estar entablando una conversación con connotaciones sexuales solamente dos días después del homicidio y posterior calcinación.

Fuente: El Español