Skip to content

Salen espeluznantes detalles del atacante de la sinagoga en Nueva York

Afronta una serie de cargos por homicidio presentados por los fiscales

El ataque a una sinagoga en Nueva York fue brutal. Ahora se conoció que el hombre había buscado información sobre Hitler antes de cometer su crimen.

La policía federal estadounidense (FBI) confirmó el antisemitismo como el móvil de Grafton E. Thomas, el individuo de 37 años que apuñaló a cinco personas en una comunidad judía de Nueva York durante la celebración de la festividad de Hanuká. En concreto ha hallado referencias al nazismo, a Hitler y búsquedas sobre sinagogas cercanas.

La Fiscalía Federal ha presentado ya cargos por un delito de odio contra el sospechoso tras revisar el diario y las búsquedas en Internet de Thomas que revelan «un patrón de tendencias de odio y antisemitas», según recoge la emisora pública estadounidense NPR.

Entre los diarios se han encontrado referencias antisemitas, a Adolf Hitler y a la «cultura nazi» y en una misma página había dibujadas una esvástica y una estrella de David, según el pliego de cargos.

Entre las búsquedas había frases como «¿Por qué Hitler odiaba a los judíos?», «Templos judíos alemanes cercanos», «Empresas estadounidenses importantes fundadas por judíos» o «Templos sionistas en Elizabeth, Nueva Jersey».

Thomas afronta además una serie de cargos por homicidio presentados por los fiscales estatales que se suman a cinco cargos federales por obstrucción al libre ejercicio de las creencias religiosas, intención de matar o cargos por posesión de armas.

Ya presentaron cargos por crimen de odio.

«No se marcha nadie» Así fue el ataque a una sinagoga en Nueva York

Thomas entró con el rostro cubierto en la casa de un rabino de Monsey a las 21.52 horas del sábado cuando había decenas de fieles en una sinagoga cercana celebrando la séptima noche de Hanuká encendiendo los candelabros y rezando. Entró en el domicilio y dijo «no se marcha nadie» y comenzó a atacar a los fieles con un machete, según el pliego de cargos.

Cinco personas resultaron heridas de gravedad, incluida una que perdió un dedo. Una de ellas se encuentra aún en estado crítico con una fractura de cráneo.

Los supervivientes han relatado a la NPR que lanzaron mobiliario contra Thomas para frenar su ataque hasta que salió de la casa tambaleándose y ensangrentado e intentó entrar en la sinagoga, pero estaba cerrada. Entonces volvió a su coche y se marchó, pero un testigo fotografió la matrícula, lo que facilitó su detención en la ciudad de Nueva York, concretamente en el barrio de Harlem.

El ataque tiene lugar además poco después de una serie de ataques contra sinagogas y barrios predominantemente judíos de Nueva York. En abril de este año, un hombre armado mató a tiros a una rabina en San Diego.

Seis meses antes, otro individuo acabó con once fieles en la sinagoga El Árbol de la Vida, en Pittsburgh, el peor crimen de odio antisemita en la historia de Estados Unidos.

 

 

 

 

Fuente:ABC.es