¡Escándalo! Le sacan más trapos al médico pervertido de la gimnasia de EEUU

Cargando...

¡Escándalo! Le sacan más trapos al médico pervertido de la gimnasia de EEUU

larry nassar doctor
Fuente: The Tab

El escándalo de las presuntos abusos sexuales del doctor Larry Nassar, ex médico del equipo de Gimnasia de Estados Unidos y de la Universidad Estatal de Michigan, continúa con la otra demanda presentada ante un Tribunal de Distrito por otras 18 deportistas actuales y exatletas.

Ya son más de 65 las mujeres que han presentado demandas o quejas policiales de agresión sexual contra Nassar, incluyendo a atletas que formaron con los equipos de gimnasia de los EEUU.

Las acusaciones en la nueva demanda están atletas que tenían de 9 a 29 años de edad en el momento del abuso, según demuestra la documentación oficial presentada en Michigan.

La demanda es la última de una serie de procesos judiciales que ya pesan contra Nassar, que se encuentra en prisión desde el pasado mes tras ser acusado de tres cargos de conducta sexual delictiva de primer grado con una persona menor de 13 años y posesión de pornografía infantil.

Las acusaciones, anunciadas por el fiscal general de Michigan, Bill Schuette, no involucran a un atleta sino una a una niña que Nassar, de 53 años, supuestamente agredió sexualmente en su casa en Holt, Michigan, entre 1998 y 2005.

También poseía pornografía infantil

También el mes pasado, fue arrestado por dos cargos de poseer y recibir pornografía infantil. Según el fiscal Patrick Miles, Nassar tenía 37.000 imágenes en su computadora, incluyendo imágenes de una niña menor de 12 años.

Nassar, conocido por su trabajo con el equipo de gimnasia femenina de EEUU, comenzó a trabajar en competiciones internacionales con los gimnastas de elite como entrenador en 1986 y como médico del equipo en 1996. En el verano de 2015, fue despedido por USA Gymnastics después de que las gimnastas dieran a conocer el supuesto comportamiento durante los exámenes médicos, pero siguió tratando a los pacientes en Lansing, Michigan, durante más de un año. El FBI ya trabajaba entonces en el seguimiento de la conducta del doctor.

El equipo de gimnasia de Estados Unidos emitió un comunicado en el que admite la gravedad de las acusaciones que pesan sobre este hombre y de ahí su despedida de la organización. “El equipo nacional de gimnasia encuentra las acusaciones contra el doctor Nassar muy preocupantes y cuando nos enteramos por primera vez de los temores de las atletas con respecto a su persona en el verano de 2015, inmediatamente se notificó al FBI y se le relevó de cualquier otra tarea. Nuestra organización ha cooperado plenamente con el FBI en su investigación, y nos parece horroroso que alguien explote a una joven atleta o niña de esa manera, y estamos agradecidos a las atletas que se han presentado para denunciarle”.

Bajo la excusa de tratamiento médico

El presunto abuso se remonta a 1996, según la demanda y las implicadas todas hacen afirmaciones muy similares, diciendo que, “bajo la excusa de tratamiento médico”, insertó sus dedos sin protección en sus vaginas y rectos y, en algunos casos, también tocó sus pechos. Algunas de las víctimas, menores de edad en ese momento, habían ido a su consulta por lesiones en sus músculos isquiotibiales y codos.

Las últimas atletas que han presentado demandas participaron en distintos deportes, incluyendo gimnasia, natación, patinaje artístico, atletismo, hockey sobre hierba, baloncesto y fútbol.

Algunas fueron atendidas en la oficina que Nassar tenía en el campus dentro del centro de medicina deportiva del estado de Michigan, y otras fueron tratadas en el gimnasio de Twistars, un centro de entrenamiento de gimnasia cerca de Lansing, donde el doctor también vio a pacientes.

Además de Nassar, la Universidad Estatal de Michigan, Twistars y el equipo nacional de gimnasia de EEUE son citados como acusados en la demanda, que dice que las tres instituciones deberían haber evitado el supuesto comportamiento mucho antes de que finalmente fuese despedido.

“Tenemos la intención de mostrar y demostrar que las mujeres jóvenes que representamos fueron traicionadas no sólo por un médico que utilizó su reputación y posición de confianza para cometer abusos sexuales y agresiones a sus cuerpos para su propia gratificación, pero también que las instituciones y los que tenían la responsabilidad de proteger a esas niñas y mujeres jóvenes no lo hicieron”, destacó Stephen Drew, uno de los abogados de las demandantes.

El Mundo
EP | Mundo