Por un televisor y un módem asesinaron a un anciano de 85 años en su casa

Cargando...

Por un televisor y un módem asesinaron a un anciano de 85 años en su casa

misión vivienda
Fuente: El pitazo

En un apartamento de la planta baja del Bloque 13 de las Terrazas C de Ciudad Caribia, fue asesinado Joaquín Bastián Lavandera, de 85 años. El hombre, de nacionalidad española, fue encontrado por uno de sus hijos. El cuerpo estaba en una habitación, lo asfixiaron con una almohada y lo maniataron con cables de un televisor.

El domingo una familiar lo visitó y le entregó 3 mil bolívares para que realizara unas compras al día siguiente. A las 11:00 de la noche lo vio por última vez. El lunes, a las 8:00 de la mañana, vecinos notaron que la puerta estaba abierta. Un hijo del octogenario recibió una llamada telefónica para que fuera a la residencia.

Al entrar a la habitación, halló el cadáver. Todo estaba desordenado y faltaban varios objetos; el  del Internet, el televisor LCD de 32 pulgadas, que le compró en noviembre de 2014, y un kilo de arroz. En el brazo del fallecido quedó marca de golpes, sus allegados creen que luchó por su vida.

Los delincuentes que ingresaron a la vivienda lo hicieron a través de una ventana, luego de romper parte de la reja. Escaparon por la puerta, al abrir con las llaves del propietario que tenia casi toda su vida en Venezuela. Nació en la comunidad de Villaviciosa, en Asturias.

A 600 metros del edificio está un puesto de la Guardia Nacional (GN), sin embargo, según testimonios de familiares del español, no realizan recorridos, ni patrullaje por la comunidad.

Funcionarios de la policía científica hicieron varias diligencias en el hogar. Lograron recolectar marcas con huellas dactilares que permitirán identificar a los responsables del asesinato. La fiscal 38 del Ministerio Público, Alexi Balliachi, coordina las investigaciones.

Segunda vez

Joaquín Bastián Lavandera es recordado como un señor muy activo y amistoso. El año pasado, mientras manejaba una moto, sufrió una fractura en una pierna que lo obligó a caminar acompañado con unas muletas. Durante ese proceso, una menor de edad le robó un teléfono.

Realizaba trabajos de carpintería por su cuenta y pertenencia al Club de Radioaficionados de Caracas. En Ciudad Caribia estaba desde 2011, luego que le adjudicaron una vivienda. Antes habitaba en el kilómetro 3 de la vía a El Junquito.

El Pitazo
EP | Mundo