Saltar al contenido

Agarran a violador en serie que azotaba a jóvenes en Barcelona

El empleo de Raúl P. le permite tener tiempo libre por las tardes. Entre el 4 y el 13 de julio, el joven de 25 años aprovechó las horas muertas en la ciudad para convertirse en un presunto agresor sexual en serie que, durante nueve días, atacó en el mismo distrito de Barcelona y de la misma manera a cuatro chicas, tres de ellas menores de edad.

La cuarta le hizo huir al defenderse con un cuchillo. Poco después era detenido tras ser identificado por las víctimas.Le señalaron en una rueda de reconocimiento. También por otro detalle: casi todos los ataques coincidieron con su hora de salida del trabajo.

El joven logró consumar las agresiones con dos de las menores a las que escogió como objetivos.

A la primera la siguió hasta su casa y, tras entrar a la fuerza, abusó de ella mientras la amenazaba. Logró huir, aunque la chica retuvo un detalle que también ayudaría a detenerle.

El agresor tenía un tatuaje en la zona del bajo vientre. La segunda víctima fue asaltada en un ascensor y el agresor también escapó.

Repitió estrategia -una menor en un ascensor- sólo dos días después.Sin embargo, la chica alcanzó a presionar el botón de alarma. A la cuarta, de 20 años, la siguió hasta su casa.

La víctima logró hacerle huir tras coger un cuchillo de la cocina. La policía encontró en casa de Raúl P. la ropa que describieron las cuatro chicas. El tatuaje, la hora de los ataques y una huella le han enviado a la cárcel.

La juez titular del juzgado de Instrucción número 19 de Barcelona ha ordenado su encarcelamiento provisional por el riesgo de fuga y por la gravedad de la condena a la que se enfrenta si se desmuestra que es culpable.