Categorías
España

Asesina sanguinariamente a su mujer delante de sus tres hijitos

Un hombre ha asesinado esta madrugada a su mujer en su domicilio de Azuqueca de Henares (Guadalajara), donde estaban también los tres hijos de la pareja, que han tenido que ser atendidos por un equipo de Cruz Roja especializado en la intervención psicológica con menores. El aviso se ha recibido a las 7.43 horas de hoy en el 112 de Castilla-La Mancha.

La víctima, de 37 años, ha sido apuñalada – El supuesto agresor ha intentado quitarse la vida

Tras agredir a su mujer con un arma blanca, el presunto asesino ha intentado sin éxito suicidarse. Hasta el domicilio donde han  tenido lugar los hechos se ha trasladado la Policía Local, una UVI, la Guardia Civil de Guadalajara y profesionales en atención a la mujer.

El presunto agresor ha sido trasladado al Hospital de Guadalajara donde ha sido atendido de heridas graves, según fuentes del Sescam, y donde permanece vigilado hasta que pase a disposición judicial.

Los tres menores que se encontraban en la vivienda son hijos de la mujer: dos de ellos -un niño y una niña de 9 y 12 años- fruto de una anterior relación y el tercero, de apenas 14 meses, de la actual pareja, según han informado fuentes próximas a la investigación.

La mujer fallecida, que se llamaba Arantxa y era vecina de Azuqueca, llevaba viviendo cerca de 14 años en el mismo domicilio, que ya ocupaba con su anterior pareja, el padre de sus dos hijos mayores, del que estaba divorciada. Rocío, una vecina de la mujer asesinada, ha asegurado a Efe que “tenía bastante trato” con la víctima y siempre que podían se ayudaban, al tiempo que ha relatado que su hijo y el de la fallecida son amigos.

Un equipo de Cruz Roja especializado en atención a menores se ha desplazado hasta el domicilio donde ha tenido lugar el crimen para asistir a los pequeños

Esta vecina ha calificado a la víctima de una “buena persona” y ha añadido que su pareja, el presunto asesino, “era una persona violenta que en una riña por una cuestión de los niños ya cogió del cuello a un vecino”. Otros vecinos de la fallecida han señalado que nunca habían visto situaciones que les hicieran prever un desenlace fatal, como el de hoy, aunque a veces habían oído “algunos gritos por discusiones domésticas”.