Categorías
España

Dramático giro en el caso de Juana Rivas y sus hijos maltratados

Juana Rivas, la mujer que debía entregar hoy a sus dos hijos al padre por orden de un juzgado, no se ha presentado en el punto de recogida y su abogada, María Castillo, ha asegurado en rueda de prensa que desconoce su paradero y cuál será su actuación a partir de ahora.

La madre estaba desolada por tener que darle los menores a su padre maltratador, quien había agredido a la mujer en numerosas ocasiones. Juana se armó de valor para abandonar a su exmarido cuando este le propinó una brutal paliza a su hijo. Cogió a sus pequeños y volvió a España, dejando a su marido en Italia, donde vivía el matrimonio con sus dos hijos.

La abogada de la mujer dice desconocer su paradero

La jueza obligó a Juana a cumplir la ley. Al haberse fugado de su domicilio en Italia llevándose a los menores sin el consentimiento de su padre, la jueza dictaminó que devía devolvérselos a su exmarido. La madre ha declarado numerosas ocasiones en televisión que se negaba a entregarlos.

Pasadas las 16.30 horas, plazo establecido para la entrega de los menores en el Punto de Encuentro Familiar de Granada capital, la letrada ha admitido en declaraciones a los periodistas que Rivas habría incumplido por tanto el requerimiento judicial, si bien ha insistido en que desconoce la posible “causa mayor”.

Rivas no deseaba entregar a sus hijos al padre porque este los maltrataba

Castillo ha anunciado que presentará un escrito para lograr la suspensión de la ejecución de la orden judicial y que llevará el caso ante el Tribunal Constitucional, al que solicitarán amparo.

El padre de los menores, desplazado desde Italia esta tarde hasta el punto en el que debían entregarle a sus hijos y que denunció la sustracción de los niños, lo ha abandonado sobre las 16.50 horas, veinte minutos después de la hora fijada al no haberse presentado allí la madre.

Desde el Punto de Encuentro Familiar, dependiente de la Junta de Andalucía, han indicado que pondrán en conocimiento de la juez que no se ha producido el intercambio fijado.