Categorías
Sociales

El arte de ser padres a través de la lectura

Es extraordinario cuando nos damos cuenta que ser padres connota una imagen propia de lo que somos a través de los ejemplos que les damos a nuestros hijos en la vida, durante su crecimiento para la formación y desarrollo de su personalidad, carácter, autoestima, espiritualidad entre otros.

Tan sencillo como leer cuentos para niños es una tarea que implica amor, dedicación y respeto hacia esa personita que representa lo más valioso que progenitor alguno pueda haber recibido de la vida misma.

El amor porque es la semilla que sembraremos con constancia y perseverancia para alcanzar a formar un ser humano con cualidades, buenas costumbres, moral inquebrantable, valores y ética en su conducta.

Dedicación, porque amerita de nuestro esfuerzo por hacerlo costumbre y prescindir de otras cosas existentes en nuestras vidas antes de ser padres. Así, más que un sacrificio debemos observarlo como una inversión noble y sin fines de lucro por el solo hecho de ver a esa persona hecha toda una mujer o todo un hombre ejemplar para nuestra sociedad.

Respeto, porque el día de mañana son ellos quienes nos dirán sin tener que pedírselos lo agradecidos que están por haber recibido tan ejemplar vocación de enseñanza o nos reprocharan todo lo que dejamos de hacer como padres, porque de una u otra manera notaran la diferencia con otras familias.

Desde el momento que leemos un cuento a un ser tan pequeño que quizás aun no pronuncia su primera silaba, ya estamos en presencia de un ejemplo. ¿Cual? La lectura.

Algo tan delicado como la lectura, es nuestra mayor responsabilidad porque involucra la actitud de un ser humano ante una experiencia.

Depende de lo que hagamos, donde, como y porque, inclusive la actitud que asumimos durante la realización de esa tarea mientras nos observan, nuestros hijos nos están copiando esa conducta por el solo hecho que su confianza está depositada en nosotros mismos, sus padres.

No existe una relación más solida que la que se forma bajo la confianza. De allí la importancia de  los beneficios de la lectura en los niños desde chiquitos, donde una labor de los padres será leerles cuentos desde bebés para que se acostumbren.

Ahora bien, después de hablar de la forma de dar el mejor ejemplo de enseñanza-aprendizaje de la manera más natural entre padres e hijos veamos la de contenidos. Se trata nada más y nada menos de que tratan los cuentos que leemos para ellos.

Siempre alertas, es la recomendación leer anticipadamente el contenido del cuento, su estructura y su efecto a largo plazo en la mente del niño. Somos nosotros mismos, como padres los únicos responsables de cómo puede afectar o beneficiar la lectura de un cuento en específico. De allí la importancia de saber elegir el material que utilizaremos.

Es de suma importancia tener siempre presente el momento cuando se le es leído, si es a la hora de ir a la cama enfocar temas que relajen y permitan la entrada a un sueño placentero y sin estrés que produzcan la sensación de seguridad de que nada malo les pasara durante su descanso.