Categorías
España

Filoso hallazgo sobre la muerte de Andrea Carballo y su novio violento

El grupo de Atestados de la Guardia Civil ha iniciado el visionado de las cámaras de videovigilancia de la gasolinera de Benicàssim donde colisionó brutalmente un coche el pasado sábado y en el que fallecieron dos jóvenes de Villarreal, de 28 y 20 años, para determinar las causas del accidente.

Cabe recordar que la investigación incorporó al análisis del siniestro mortal esta teoría ante la ausencia de huellas de frenado.

Como parte de la inspección ocular, se ha podido saber que fue localizada en el interior del vehículo siniestrado una navaja, el arma blanca que empleó el conductor, Víctor Llorens Jordá (28) alias ‘El Peonza’, poco antes de la colisión para intimidar a su ex novia, Andrea Carballo Claramonte (20) y obligarla a subir al vehículo.

Cabe recordar que dicho accidente se investiga como posible caso de violencia de género por pesar sobre el hombre una orden de alejamiento por presuntos malos tratos a su ex pareja. Esta fue dictada 15 días atrás, cuando fue detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Vila-real, y a quienes declaró que no podía vivir sin la chica. Ella había decidido un mes antes romper la relación que mantenían desde hacía dos años.

Así lo manifestó, «entre lloros», según ha podido saber este diario, después de las denuncias por malos tratos que primero había interpuesto la chica, de 20 años, y después la madre de ésta, tras sufrir hasta un intento de atropello por parte del joven.

«Ese día, nada más salir de la comisaría, según ha podido saber EL MUNDO de fuentes solventes, lo primero que hizo fue dirigirse al turismo de la madre y pincharle las cuatro ruedas del vehículo».

Dichas fuentes han explicado a este diario que ese arma blanca podría haber sido la misma que los agentes hallaron en el interior del turismo que impactó contra el surtidor y que tras el violento choque se incendió, provocando la muerte en el acto de los dos ocupantes. Y, a su vez, sería la navaja con que obligó sobre las 6.30 horas de la mañana del sábado, a Andrea a subir a su coche, un Volkswagen Golf de color rojo.

La joven, que, al parecer, se encontraba paseando su perro -mascota que también falleció en el accidente- antes de irse a trabajar a una empresa de frutas ubicada en Almassora, fue abordada por su ex pareja con ese arma blanca. «La intimidó con la navaja y arrastrándola, la llevó al coche».

Los gritos de auxilio de la chica alertaron a los vecinos de la zona, hasta el punto de que uno de ellos lanzó desde la ventana de su casa un radiador sobre el vehículo con la intención, sin éxito, de que el impacto abortara el secuestro, según fuentes bien informadas.

El coche entró en la N-340 donde empezó a circular a gran velocidad, según testigos presenciales, en sentido Barcelona hasta que sobre las 6.50 horas acabó impactando violentamente contra un surtidor de la estación de servicio de BP, en Benicàssim.

La ausencia de huellas de frenado en la gasolinera han llevado a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil a analizar la hipótesis de que el conductor provocara intencionadamente la colisión. Ahora bien, los agentes tampoco descartan que se tratara de un desgraciado accidente puesto que el tramo donde se produjo el mortal impacto responde a una larga recta ascendente que acaba en una curva donde está la gasolinera y que, por tanto, pudo chocar un descuido del hombre al volante.

Vigilancia policial

Tras conocer las denuncias por presuntos malos tratos, Andrea C.C. pasó a ser custodiada por una agente del Cuerpo Nacional de Policía, del Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (VioGén) y otros dos funcionarios de la Policía Local de su ciudad. Según ha podido saber este rotativo, uno de los policías llamó a la chica en torno a las 22.00 horas de la noche anterior a la colisión mortal, preguntándole si todo iba bien, a lo que la víctima respondió que sí.

Por otra parte, ayer, la madre de la joven fallecida declaró que «sufría malos tratos durante dos años». «La niña no quería denunciar pero me volvía loca, y yo la convencí para ir al 016 porque tenía miedo», explicó la madre en los micrófonos de La Sexta. «Me decían que estaba histérica y nerviosa, que me tranquilizara, y yo respondía ‘qué esperáis, ¿a que me la maten?’, y me dijeron que eso no iba a pasar», añadió. La hermana de la fallecida, por su parte, relató que «se la llevó y la estrelló y me la quemó en una gasolinera».

Más medios frente a la violencia machista

La secretaria de lucha contra la violencia de género de la Ejecutiva Provincial del PSPV, Iñake Lorite, ha manifestado que «de cara al año que está próximo a comenzar, todas las instituciones y la sociedad en su conjunto, tienen que redoblar sus esfuerzos para acabar contra la lacra que supone la violencia sobre la mujer».

«Una sociedad democrática y moderna como la española, no se puede resignar al hecho de quecada año sean asesinadas alrededor de 50 mujeres». Añade que, «si en 50 años de terrorismo de ETA nos pareció insoportable el asesinato de un millar de personas, no podemos admitir que en solo 10 años fallezcan 500». Cree se ha hecho mucho para combatir esta lacra, «pero los hechos evidencian que hay que seguir perseverando».