Categorías
España

Fuerte tormenta obliga a evacuar a cientos en Renclusa

Una fuerte tormenta de agua y granizo ha obligado a evacuar este domingo a más de cien personas que se encontraban acampadas en el entorno del refugio de la Renclusa. Los especialistas de Montaña y de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil han desplegado un amplio dispositivo toda la noche para garantizar la seguridad de los montañeros y por suerte no ha habido que lamentar daños personales. Las labores de evacuación se han prolongado durante horas, porque la niebla existente en la zona complicaba las labores de rescate en helicóptero.

“Por lo visto han caído unas trombas de agua tremendas esta noche en la zona de la Renclusa y del Forau de Aiguallut y de hecho alguna tienda, que estaría cerca de algún arroyo, se ha llevado. Pero por suerte no ha pasado nada grave y no ha habido que lamentar daños personales porque la Guardia Civil lo ha estado controlando toda la noche”, se ha felicitado el alcalde de Benasque, José Ignacio Abadías.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca han informado a través de un comunicado de que el venida de agua y piedras que se habían acumulado en la zona alta del prado de la Renclusa se produjo en torno a las 2.15 del domingo. En el lugar se habían instalado más de una docena de tiendas de campaña que fueron arrastradas, en alguno de los casos con personas en su interior. Todas las personas en esta situación aseguraron fuentes de la Benemérita, pudieron salir por sus propios medios sin sufrir daños personales graves, aunque algunos tenían contusiones y erosiones, y el agua arrastró todas sus pertenencias (ropa, calzado y en algunos casos documentación personal).

En el refugio cercano de la Renclusa se dio cobijo a unas 30 personas, algunas de ellas sin ropa ni calzado seco, y se les suministraron bebidas calientes, mantas, comida y diferente ropa de abrigo. Tambiérn se ayudó en la búsqueda y recuperación de los enseres personales.

En cuanto se recibió el aviso en las dependencias de la Guardia Civil de Benasque, miembros del Puesto de Seguridad Ciudadana y del Grupo de Montaña subieron a pie hasta el lugar en medio de una fuerte tormenta, llegando incluso a granizar en algunos puntos. La ascensión hasta el lugar de los hechos de estos efectivos de seguridad fue muy penosa, tuvieron incluso que cruzar dos barrancos con agua hasta la rodilla. Durante la ascensión pudieron observar un fuerte caudal de agua que había arrastrado los objetos personales de los afectados casi hasta la zona de la Besurta.

Cuando llegaron al refugio, los guardias civiles junto a los guardas de la Renclusa realizaron una búsqueda en toda la zona por si hubiera alguna persona atrapada o que hubiera sufrido lesiones, no localizando a nadie.

Con las primeras horas de luz más efectivos de Seguridad Ciudadana y del Greim de Benasque ascendieron a pie reconociendo todo el terreno y el cauce del río, y localizando en este trayectos varios objetos personales de los afectados.

A primera hora del domingo también se incorporó a las labores de evacuación el helicóptero de la Guardia Civil con base en Benasque, el cual pudo realizar un total de tres viajes con un total de 16 personas entre adultos y menores de edad, aunque los vuelos no fueron nada sencillos debido a los bancos de niebla que cubrían la zona.

A primera hora de la mañana, la Guardia Civil coordinó la evacuación y para ello ha solicitado ayuda al Ayuntamiento de Benasque. “Me han llamado para que habilitáramos el polideportivo por si acaso y se han preparado mantas, toallas y las duchas. Y ha sido el punto de encuentro porque había familias algo desperdigadas”, señaló el alcalde. Los miembros del Instituto Armado organizaron grupos para bajar hasta la Besurta y desde allí les han trasladado hasta la localidad de Benasque, bajando a pie unas 90 personas, muchas de ellas alojadas en el refugio y que no habían sufrido ninguna incidencia, pero que tenían que regresar a sus domicilios, siendo el terreno de descenso y el caudal de los barrancos que tenían que cruzar peligroso.

Además, desde las 10.00, los autobuses de la compañía Alosa que hacen rutas por el valle se pusieron a disposición del operativo para hacer viajes hasta la Besurta para ir a recoger a los montañeros. También el helicóptero de la Guardia Civil efectuó traslados.

En un comunicado, la Guardia Civil ha hecho hincapié en la necesidad de tener en cuenta las previsiones meteorológicas a la hora de realizar actividades en montaña o al aire libre.

Aviso por tormentas en el Pirineo

Las tormentas de agua y granizo afectaron a otras zonas del Pirineo. Una de las más afectadas fue la comarca de Sobrarbe ya que Bielsa y Torla registraron más de 35 litros por metro cuadrado. En el refugio de Góriz, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el granizo dañó 5 de las 6 tiendas donde duermen los guardas, aunque tampoco en este caso se produjeron daños personales.

La Aemet ha comunicado para el lunes por la tarde un nuevo aviso por lluvias en el Pirineo que podrían dejar hasta 15 litros en una hora y 40 acumulados durante 12 horas.