Categorías
Famosos

La acción “patética” que cometió Hamilton con su sobrinito

El piloto de la Fórmula 1 borró los videos en los que condenaba a su sobrino.

El principal objetivo en la vida de Lewis Hamilton, si debemos creerle a su bio en Instagram, es “inspirar, difundir el amor, y vivir cada día al máximo”.

Pero el cuatro veces campeón de la Fórmula Uno aparentemente hizo lo opuesto en Navidad, porque avergonzó públicamente a su sobrino en su historia de Instagram. En el video, que fue eliminado, Hamilton mira a la cámara y dice:

“Estoy muy triste ahora mismo. Miren a mi sobrino”. Mientras la cámara voltea a un chico pequeño, él se pregunta: “¿Por qué tienes un vestido de princesa? ¿Eso es lo que te regalaron en Navidad? ¿Por qué pediste un vestido de princesa? Los niños no usan vestidos de princesa”.

El chico se rió ante la indignación de Hamilton.

Otro video mostró a la sobrina del piloto (en un vestido de hada) y a su sobrino (vestido como princesa) persiguiéndolo por su casa y golpeándolo con sus varitas.

“Mejor dejen de golpearme”, le dijo Hamilton entre risas a sus pequeños parientes. “¡Voy a golpearles el trasero!”.

Hamilton borró el video, es cierto, pero ya circula ampliamente a través de Twitter: Por eso, muchas personas lo han criticado en redes sociales.

@SarahO_Connell fue una: “Lewis Hamilton le hace públicamente bullying a un chico por expresarse (en Navidad, nada menos). Eso demuestra lo ridículamente inseguro y atrasado en la historia que es. Este chofer de carreras necesita ponerse al día”.

El usuario @billysubway también aseguró: “…esto me enfermó. Actitudes como esta necesitan desaparecer. Pobre chico”.

Hamilton no ha hecho ningún comentario respecto a las críticas. Algunos usuarios de Twitter sugirieron que Hamilton debería seguir el consejo de Brian Austin Green, ya que uno de los hijos del actor ha usado disfraces de princesa: “Mi hijo tiene 4 años. Algunos dicen que no están de acuerdo. Que no les parece que use vestidos”, dijo el actor de Beverly Hills 90210 en Straight From the Source durante el mes de septiembre.

“A ellos les digo: ‘No me importa’. Tiene 4 y si quiere usarlos, que los use. Sean vestidos, o lentes, o pantuflas, lo que quiera. Es su vida. No es mi ropa… siento que a los 4, 5 años, deberían estar divirtiéndose. No le hace daño a nadie usando un vestido. Si quiere hacerlo, maravilloso. Bien por él”.