Categorías
EEUU

La maliciosa estafa piramidal que embaucó a muchos en Florida

Una compañía que tuvo su sede en Boca Raton y un inversionista de California perpetraron una estafa piramidal de $1,200 millones a 8,400 inversionistas, según se alega en una demanda que se presentó en una corte federal de Miami.

La cantidad de dinero estafada iguala la suma de la estafa que perpetró hasta el 2010 el abogado de Fort Lauderdale Scott Rothstein, quien en la actualidad batalla para que se le reduzca la condena de 50 años de cárcel a la que fue sentenciado.

En la demanda, que presentó la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), se argumenta que Robert Shapiro, de Sherman Oaks, en California, y la firma Woodbridge Group of Companies, “estafaron a ancianos tras armarles un modelo financiero basado en mentiras, que la Oficina Regional de Miami de la SEC logró descubrir”, dijo Stephanie Avakian, codirectora de la División de Ejecución de Medidas de la SEC, en la declaración donde se anunciaron los cargos de estafa y violaciones de las leyes federales de valores.

Además del clásico esquema de Ponzi “nuestra demanda alega que Shapiro armó toda una red de compañías para ocultar los intereses que tenía”, dijo en el comunicado Eric I. Bustillo, director de la Oficina Regional de Miami.

“Shapiro usó el esquema para llenarse los bolsillos de millones de dólares de los inversionistas”, agregó.

Según las estimaciones de la SEC, se trata de $21 millones. Muchos de los inversionistas estafados, dijo la SEC, eran ancianos.

Woodbridge les dijo a los inversionistas que podrían ganar dinero con préstamos a corto plazo, con un interés anual de entre 11 y 15 por ciento. Les prometió ganancias de entre cinco y 10 por ciento de interés anual. Sin embargo, salvo unas pocas, todas las compañías eran propiedad de Shapiro, no tenían dinero y nunca pagaron interés en los préstamos. A los inversionistas se les impidió cobrar en efectivo las reclamaciones de Woodbridge de 90 por ciento de regalías para los clientes. Alrededor de $64.5 millones de dinero de los inversionistas se entregaron como comisiones a los agentes de ventas, que vendieron las inversiones como “conservadoras” y “de bajo riesgo”.

“A pesar de recibir más de $1,000 millones en fondos de los inversionistas, Shapiro y sus compañías solo generaron aproximadamente $13.7 millones en interés”, se argumenta en la demanda. “Sin verdaderos ingresos para pagarles a los inversionistas, Shapiro se dedicó a estafarlos, utilizando dinero de nuevos inversionistas para de este modo poder pagarles. Entretanto, Shapiro y su familia vivían en un mundo de riqueza y gastaban exorbitantes sumas de dinero de inversionistas en un alarmante estilo de vida, como automóviles lujosos, joyas, membresías a clubs privados, vinos exquisitos y aviones privados”.

El esquema se vino abajo a principios de este mes, dijo la SEC. De acuerdo con documentos judiciales, 12 compañías con el nombre de Woodbridge y con sede en Sherman Oaks, presentaron los papeles de bancarrota del Capítulo 11 el pasado 4 de diciembre en la Corte de Bancarrota de Delaware.

“La estafa cometida por Shapiro y las acciones de sus compañías les causará cuantiosas pérdidas a los inversionistas, ya que deben al menos $961 millones”, se señala en la demanda. “Sin saberlo, por lo menos 2,600 de estos inversionistas pusieron sus ahorros de toda una vida en manos de Shapiro”.