Categorías
EEUU

Le montan cacería por sus malévolos actos contra dos jovencitas

Una intensa cacería lanzaron las autoridades de EEUU para atrapar a un hombre acusado de estrangular a una joven de 16 años y de pasar horas drogando, torturando y violando a otra.

A la búsqueda de Larry Peavy, 35 años, se unió el Servicio de Alguaciles de EEUU y hay una recompensa de $10,000 a quien suministre información que conduzca al arresto del hombre.

Aún así todavía no hay señales de Peavy y se teme que la policía se ha quedado sin pistas.

“Es como si se hubiera caído de la faz de la tierra”, dijo el capitán Tony Prevatt de la Policía del condado Sumter, en el centro-oeste del estado de Florida.
Peavy está prófugo desde el 4 de noviembre luego de llevar a su casa a Aleaya Jackson y a la mejor amiga donde las sometió tras darles drogas y bebidas, y atarlas.

Jackson murió estrangulada por sus ataduras.

El acusado obligó a la otra joven a ingerir pastillas de ecstasy, la torturó y violó durante horas, según el Daily Commercial.

La joven logró convencerlo de que la llevara a su casa con el argumento de que buscaría dinero para comprar más drogas y cuando estaban cerca de la residencia, saltó del vehículo.

Las autoridades pudieron rastrear el auto de Peavy en Fort Pierce, pero perdieron el rastro desde entonces.

“No ha habido llamadas telefónicas, ni uso de tarjetas de crédito, nada”, dijo Prevatt.

Existen rumores de que el acusado se unió a una pandilla en el sur de Florida, grupos donde sus miembros comparten a veces los teléfonos.

Nicole Jackson, madre Aleaya, dijo que Peavy era considerado el mejor amigo de la familia y la joven hasta lo llamaba tío.

“Ella le decía tío Larry. Tenían una canción y eran agradable el uno con el otro”, dijo la madre.

Peavy es buscado por cargos de asesinato en primer grado, secuestro y asalto sexual.

Las autoridades dijeron que mide de seis pies, pesa 200 libras, es de la raza negra y tiene varios tatuajes incluyendo una cruz y lápida, con la palabra “Zero” en su brazo.