Categorías
España Entretenimiento

Nervios a flor de piel: Amargo fin de año para María José Campanario

El 2017 no ha sido un buen año para María José Campanario. Sus problemas de salud le han pasado factura y en estos días la mujer de Jesús Janeiro vuelve a estar ingresada.

La odontóloga se encuentra en el Hospital Nisa de Sevilla, como han confirmado en el programa Sálvame.

Fue su marido el encargado de llevarla hasta el hospital y su madre, Remedios Torres, también se encuentra al lado de su hija. Los nervios y varios ataques de ansiedad han sido el motivo principal de este último ingreso.

Esta es la segunda vez en menos de una semana en la que ha tenido que volver a ingresar. María José tiene los nervios a flor de piel y hace tan solo unos días, el encontronazo que Jesulín mantuvo con un reportero del programa Socialité, por hacer un directo desde la urbanización en la que viven, derivó en una nueva crisis.

La fibromialgia que padece le ha llevado a ingresar ya varias veces en el hospital en este último año.

Este verano la nuera de Carmen Bazán tocó fondo y durante un mes estuvo en el centro psiquiátrico de El Seranil, ubicado en Málaga, al que llegó sin apenas poder hablar y con una movilidad reducida. Este percance anuló la segunda boda que pretendía celebrar con el torero.

En la primavera de 2016, la dentista volvió a padecer un brote de fibromialgia. Esta vez ingresó en el hospital Puerta del Sur de Jerez de la Frontera, con los huesos agarrotados, y fue entonces cuando la enfermedad se hizo pública.

La odontóloga ha sido atendida en el hospital dos veces en los últimos días de este año

Previo a este ingreso, María José estuvo aquejada de fuertes dolores en las cervicales fruto del accidente casero que sufrió en la bañera en el mes de septiembre de hace dos años. La causa fue un síncope con pérdida de conocimiento y traumatismo craneoencefálico posterior. Seis meses después de este momento tuvo que ser intervenida de dos hernias discales.

Durante todo este tiempo Jesús no se ha separado de su mujer y se ha convertido en su mejor apoyo. Sin duda, este no ha sido el mejor año del matrimonio.