Categorías
España

No imaginas de dónde sacaron este montón de zapatos

Miles de zapatillas han sido retiradas por los servicios del Ayuntamiento de Nerja (Málaga) del cableado sobre el singular cauce del río Chíllar, un paraje natural que recibe numerosas visitas durante la temporada estival.

En la segunda intervención de limpieza en el río de este verano se han recogido varios miles de zapatillas que los visitantes lanzan al cableado para celebrar su paso por el cauce fluvial.

La tradición consiste en colgar el calzado del tendido eléctrico que cruza el río una vez concluida la ruta senderista

En un comunicado difundido hoy, el Consistorio ha pedido “civismo” a la población para desterrar esta práctica “y ayudar al mantenimiento de este entorno natural”.

Este río constituye un enclave singular, de enorme riqueza paisajística, y un reclamo para los senderistas, pero posee un trazado de dificultad creciente a medida que se adentran en su cauce.

Referente del senderismo

El Chíllar se ha convertido en los últimos tiempos en un referente de los practicantes del senderismo, gracias a elementos de su cauce como Los Cahorros, que son desfiladeros de sólo un par de metros de ancho atravesados por el agua.

Durante los fines de semana de agosto se registran hasta 3.000 visitantes. El pasado verano se puso en marcha un plan de autoprotección de este paraje, con la colaboración de la Junta de Andalucía.

Durante los fines de semana de agosto se registran hasta 3.000 visitantes en el río

El Ayuntamiento ha precisado que el próximo mes se llevará a cabo un nuevo dispositivo de limpieza que, en coincidencia con el fin de verano, hará especial hincapié en el cauce fluvial.

El Chíllar, que nace a unos 1.200 metros de altitud, en pleno corazón de la Sierra de Almijara, discurre por un trazado de 17 kilómetros que, a diferencia de la mayoría de ríos de la vertiente mediterránea andaluza, mantiene un caudal constante durante todo el año, incluso en los periodos de mayor sequía, y posee numerosas cascadas y pozas.