Categorías
Sociales

¿Acaso son los 30 la mejor edad para abrirse al amor?

Indudablemente que experimentar el amor después de los 30 es más que el despertar a una nueva etapa de nuestras vidas y compartiendo imágenes bonitas de amor se dejan recuerdos grabados para siempre en nuestra memoria, cuando las acompañamos de mensajes que representan la madurez e intensidad con la que nos experimentamos donde quiera que estuvimos, ya que son una demostración clara de nuestra intención sentimental.

Hay quienes se preguntan cómo encontrar el amor cuando se tiene más de 30 años y poder aprovechar ese manantial de ventajas que nos da la edad como la madurez, extroversión, libertad económica, círculos sociales e inteligencia del corazón. Donde, prácticamente somos independientes, autosuficientes y con capacidad financiera para circular libremente, poder elegir con quien deseamos compartir nuestras preferencias: personales, profesionales, gustos artísticos,  hobbies, actividades al aire libre, paseos, sentimientos, entre otros.

¿Pero cuál es la respuesta a esta interrogante? Sencillamente ser nosotros mismos y expresarnos libremente, sin tapujos y sin miedos o complejos que nos bloquean todo ánimo de convivir, compartir, cruzar fronteras intimas o espirituales, por ejemplo; enviando mensajes que incluyan imágenes bonitas de amor que nos precedan en nuestras actuaciones e intenciones, que hablen por nosotros mismos y sirvan de antesala a un encuentro armonioso si es anticipado por una idea de completo entendimiento.

Acompañar nuestros demostraciones de afecto con imágenes bonitas de amor reafirma los lazos de amistad, estrecha las relaciones personales que apenas van comenzando y las fortalece cuando estas ya existen de forma incipiente, deja ver nuestras intenciones y el alcance que ellas pueden tener al momento de expresarlas, también creando expectativas en el ser querido como cuando vamos a recibir una sorpresa en el preámbulo de un encuentro.

Todos, desde que nacemos buscamos un complemento en nuestro día a día, una media naranja con la cual nos acoplemos como copos de nieve, la ancestral alma gemela conectada por ese hilo rojo que implica amor y pasión. Que, sin conocernos nos ha tenido en los mismos sitios, en distintos momentos y espacio aun antes de conocernos.

Es por eso y por muchas razones más que los 30 vienen cargados de pasión, esperanza, furor y toda una serie de sensaciones que despiertan el interés por lo sublime que es poder expresar a quien se quiere, de alguna manera lo que sentimos hacia ella y que mejor forma que abrir una página con contenidos como estos, elegir el tema ideal que represente fielmente nuestra intención y la enviemos de inmediato sin pérdida de tiempo sin temor a equivocarnos.

Es la puerta que se abre a nuevos horizontes que nos dan motivos para elevarnos a niveles superiores de capacidad para amar, comprender, entender y compartir con respeto, realismo, ambiciones pero sobre todo descubrir el grado de afinidad para convivir.

La afinidad es el ingrediente más valioso, sobre todo cuando ésta se presenta durante dicha edad de oro, producida por una mezcla de elementos de atracción como es el elixir de la juventud, tanto la fortaleza como el misterio de la madurez y la autónoma seducción de ambas partes.