Saltar al contenido

Artur Mas renuncia y deja a Puigdemont solo y alborotado

El ‘expresident’ de la Generalitat Artur Mas ha presentado esta tarde su dimisión como presidente del PDeCAT ante la directiva del partido, tal y como apuntaban fuentes políticas cercanas a esta formación a El Confidencial. En una rueda de prensa, el ‘expresident’ ha explicado desde la sede de la formación que “hace meses que lo había pensado y comentado con Puigdemont, antes del referéndum y todo lo que ha pasado después”.

La dimisión de Artur Mas se produce en un entorno de fuerte distanciamiento entre la estrategia que propugna el todavía presidente del PDeCAT, abogando por gobernar la Generalitat, y la que defiende Carles Puigdemont desde Bruselas, encasilla en que solo la candidatura de su propia persona tiene validez moral y política.

El ‘expresident’ catalán llevaba desde el año pasado buscando el momento idóneo para dejar el cargo. Pensaba hacerlo el pasado 2 de noviembre, durante un desayuno informativo pero ese día fue cuando entraron en la carcel los consellers, encabezados por Oriol Junqueras.

Dadas las circunstancias Mas prefirió aplazar su marcha, según apuntan fuentes del partido.

Artur Mas, en las últimas semanas, ya se había convertido en una persona un tanto al margen, puesto que la creación de Junts Per Catalunya le había marginado de los centros importantes de decisión. Además, tampoco se entendía con la actual dirección de partido que lidera Marta Pascal.

En su carta de dimisión, Artur Mas hace referencia a que este nuevo paso atrás, después del “paso a un lado” que supuso su retirada como presidente de la Generalitat por la presión de la CUP en enero del 2016, a la necesidad de “ampliar” el espacio soberanista tras la experiencia positiva que ha supuesto la candidatura de JxCAT gracias a la incorporación de numerosos independientes.

En la práctica, tal y como explican fuentes del PDeCAT, Artur Mas seguía opinando sobre todos los temas políticos pero nadie le hacía caso. Ni en su propio partido ni menos en el entorno de Puigdemont en Bruselas. La marcha de Mas además se produce después de que se hayan llevado a cabo el embargo de sus bienes, incluyendo su piso en la calle Tuset por su responsabilidad patrimonial en la celebración del 9-N.

El giro indepedentista

Artur Mas fue el líder que llevó a CDC hacia el independentismo hace más de seis años en un camino que le costó primero la presidencia de la Generalitat y luego refundar su propio partido para crear el PDeCAT. Se da la circunstancia que la marcha de Artur Mas se produce días antes de que se haga pública lasentencia del caso Palau, el mayor caso de corrupción que ha vivido Cataluña y en el que el presidente del Palau de la Música, Félix Millet, confesó que hacía de intermediario en el cobro de comisiones de grandes empresas destinadas a CDC.

A los responsables del partido, Mas les ha asegurado que no sabe nada de lo que dirá la sentencia del “caso Palau”. En cambio, sí que ha manifestado la intención de disponer de más tiempo para centrarse en la defensa de la nueva causa en que la que está siendo investigado, ya que en la instrucción del Tribunal Supremo se le apunta como integrante del comité operativo que dirigió la fase final del proceso independentista y que desembocó en los hechos del pasado mes de octubre.