Categorías
Sociales

Como afrontar el reto de que tu hijo/a adolescente tiene cáncer

Es ineludible el momento al que tenemos que recurrir para refugiarnos o pedir el apoyo de alguien cercano cuando sucumbimos ante un hecho inminente como este en que recibimos ese diagnostico tan temido que tu hijo/a adolescente tiene cáncer, donde nuestras fortalezas no son suficientes, porque el motivo es superior a nuestro entendimiento y por ello si ese alguien no está a nuestro alcance Compra el libro online que servirá de gran ayuda y dará respuesta a un sinfín de preguntas que nos hacemos en situaciones como esta.

Vivelibro es una gran inspiración que te hará asumir una actitud ante la vida de una manera conducente y optimista a través de todas sus experiencias vividas, de tal forma que el nuevo reto que emprenderemos lo acompañaremos con una serie de elementos que nos servirán de herramientas, donde pondremos en práctica estrategias para alcanzar un objetivo definido que nos permitirá transformar lo negativo en positivo, para nosotros y para cada uno de nuestros seres queridos.

Consejos de los expertos ante un diagnostico de un hijo con cáncer

Para incrementar la comunicación y la participación de los padres hemos realizado una recopilación de sugerencias basadas en estudios realizados por expertos y que a continuación ofrecemos de la siguiente manera:

  • Tomemos en consideración todo lo que podamos agregar en función del beneficio a la construcción del perfeccionamiento de la comunicación entre padres e hijos, para optimizar las relaciones entre ambos, sobre todo aquellas que permitan la fluidez de la aplicación de las estrategias creadas para su obtención.
  • Los padres debemos tener presente en todo momento que quien sufre la enfermedad es nuestro hijo y no nosotros, por lo tanto es nuestra actitud ante la adversidad la que permitirá asumir y tomar el control de un rol emocional, social y psicológico solido y convincente, que sirva de impulso para superar toda clase de crisis inesperada que pretenda desestabilizar de forma traumática el grupo familiar.
  • Si bien es cierto que conjuntamente con el ser querido afectado todos participamos en su tratamiento, también es cierto que no se compartirán los mismos resultados ya sean positivos o negativos. De allí la necesidad de establecer parámetros de conducta para cada uno de los miembros del núcleo familiar y se comprenda que quien debe recibir mayor atención es el afectado directamente aunque todos lo sean indirectamente.
  • Puede parecer cruel, pero asumiendo la realidad desde un principio seremos mas eficaces si se desea obtener un resultado favorecedor para todos, de esa forma evitaremos caer en depresiones o desarrollar ansiedad ya que no se tomo previsión para controlar emociones producidas por el estrés de la impotencia.
  • No se debe tener el concepto de que nos estamos convirtiendo en seres controladores e insensibles, pero es que se necesita que asumamos un reto de tal manera, que sintiéndonos en una competencia daremos lo mejor de nosotros para ganar una batalla en apoyo a nuestros hijos, pero sin olvidar jamás que en toda batalla existe la posibilidad de ganar perder, que no existan sorpresas, solo agradecimiento, aceptación y resignación si es necesario.
  • Tomaremos la vida como una flor, que llega sin avisar y se abre con el primer rayo de luz que entra por nuestros ojos, cargada de hermosos colores y ricos perfumes, dejaremos a nuestro alrededor nuestra esencia así como el néctar a las abejas brindaremos lo mejor de nosotros mismos. Disfrutemos de todo esto, porque solo Dios en su grandeza sabe cuando debemos y tenemos que partir.