Saltar al contenido

Lo que hizo el presidente al enterarse de la alarma de bomba en Hawái

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha protagonizado una nueva polémica y suscitado críticas después de conocerse que siguió jugando al golf el sábado mientras los frenéticos residentes de Hawái se apresuraban a ponerse a salvo tras darse la señal de alarma por un ataque con un misil balístico a la isla.

El presidente seguía en su club de golf, en West Palm Beach, de Florida, después de que se emitiera la alerta a la 1H09 p.m., hora local, y casi media hora después continuaba en las instalaciones deportivas pese a que los residentes de Hawái habían sido alertados, con mensajes a sus celulares, del inminente impacto de un misil en la zona.

A pesar de que las autoridades informaron de que el aviso resultó ser falso y de que fue enviado por error, ha surgido una ola de críticas en las que muchos denuncian la indiferencia mostrada por su presidente ante tales hechos.

Morris David, exoficial del Departamento estadounidense de Defensa (el Pentágono), criticó el hecho de que el presidente estadounidense continuara “su ronda de golf en Florida” mientras, durante 38 minutos, los habitantes de Hawái “se preparaban para el impacto de un misil balístico”.

Además, denunció que la jornada del sábado supuso el 120º día que el mandatario se tomó de vacaciones en menos de un año, “financiado con el dinero de los contribuyentes”.

A su vez, el excongresista John Dingell afirmó en su cuenta de Twitter que mientras a un millón y medio de personas “les decían que un misil se dirigía hacia ellos y que buscaran refugio”, Trump se encontraba “en la segunda mitad de su partida de golf”. “Continuó jugando y terminó los 18 hoyos”, concluyó.

Era sábado por la noche y Trump no había emitido ninguna declaración personal o tuit sobre el suceso que aquejó al pueblo de Hawái, mientras que sí continuó dando rienda suelta a su tuiteo de carácter político cargando de nuevo contra el escritor Michael Wolff, el autor del demoledor libro superventas ‘Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump’ sobre las escandalosas interioridades de la Administración estadounidense.

La alerta del ataque misilístico tuvo lugar en medio de tensiones por las amenazas de un ataque nuclear desde Corea del Norte contra cualquier lugar del territorio estadounidense, incluidos Hawái, Alaska o la costa occidental norteamericana.