Saltar al contenido

Los gritos sordos de la colombiana violada y desfigurada en Barcelona

Los Mossos d’Esquadra han abierto una doble investigación a raíz de la violación que sufrió una mujer de 42 años el pasado 28 de diciembre en Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona). No solo buscan al autor de la agresión sexual y de los golpes que sufrió en el rostro la mujer, la policía de la Generalitat también trata de identificar a las tres personas que no socorrieron a la víctima pese a sus gritos.

La violación se produjo en la zona del espigón de la localidad costera, situada a apenas 40 kilómetros de Barcelona. La mujer fue sorprendida a las siete de la mañana, cuando realizaba el trayecto habitual entre su casa en Mataró y una vivienda en la que trabaja en la parte alta de Sant Andreu, según avanzó la edición digital de La Vanguardia y confirmaron fuentes de la policía de la Generalitat. EL caso está bajo secreto.

Antes de agredirla sexualmente, el asaltante o los asaltantes, agredieron a la mujer brutalmente hasta dejarla inconsciente.

Fue golpeada repetidas veces en el rostro hasta quedar desfigurada. Después le arrancaron la ropa y la violaron, antes de abandonarla a su suerte en el espigón, muy cerca del mar, quizás creyendo que estaba muerta.

Cuando recobró la consciencia, la mujer trató de llamar la atención de los paseantes que recorren cada mañana la zona litoral de la localidad. Sus gritos, sin embargo, no sirvieron para nada. Al menos tres personas salieron huyendo del lugar al verla en vez de socorrerla. Los Mossos tratan ahora de averiguar si esa versión es cierta y quiénes son esas personas, a las que se puede acusar de un delito de denegación de auxilio.

Los Mossos tratan ahora de averiguar si esa versión es cierta y quiénes son esas personas, a las que se puede acusar de un delito de denegación de auxilio.

La mujer, finalmente, logró recorrer el trayecto entre las rocas y la estación de Cercanías de Sant Andreu. Ahí fue atendida en la cantina del apeadero, hasta que llegaorn los Mossos y una unidad del Servei d’Emergències Mèdiques (SEM). El Ayuntamiento de Sant Andreu ha condenado el caso y ha dado todo su apoyo a los familiares de la víctima, que se recupera en el hospital.