Saltar al contenido

Pillan a degenerado que malogró a un niño con dantescas prácticas

Un hombre de la localidad de Palm Springs, en Palm Beach, al norte de Miami, fue arrestado luego de haber atado a un niño con unas esposas a una jaula, sin darle alimentos ni dejarlo ir al baño.

Robert Dersa II, de 32 años, enfrenta ahora serios cargos de abuso infantil, aunque le fue permitido ir a casa tras pagar una fianza de 53.000 dólares.

Según el reporte policiaco, el Departamento de Niños y Familias de la Florida investigaba el hombre desde el pasado mes de octubre, sobre ciertas alegaciones de abuso infantil.

De hecho, el especialista del departamento estatal informó que el menor, de 12 años, le dijo que “fue atado con unas esposas a una jaula de perros por más de 12 horas porque había ido a tomar algo del refrigerador sin pedir permiso”.

Durante la entrevista preliminar, el menor recalcó “que fue atado y le fue negado ingerir alimentos o ir al baño”.

El adolescente, cuya relación con el hombre no ha sido revelada, también declaró que fue “golpeado con el mango de una aspiradora” y que incluso le dio “un puñetazo”.

No obstante, una mujer sin identificar, que se encontraba en la vivienda, negó las acusaciones y aseguró que “sólo se castigaba al menor con trabajos de limpieza en el jardín o quitándole algo que le gustara”.

Hallazgos escalofriantes

Durante el requerido registro, las autoridades encontraron “una jaula grande de perro en una habitación con dos juegos de esposas atadas a ella”. Cuando le preguntaron a la mujer sobre “las esposas”, ésta contestó que el hombre y el adolescente “las usaban para jugar”.

La Policía informó además sobre la existencia de una denuncia anterior, en 2013, sobre alegaciones de abuso infantil, que no procedió.

Por otra parte, el hombre alegó que el menor “ha estado fuera de control” (majadero) por varios años y le calificó de “caso mental”. Dersa negó haber atado al menor con las esposas y que la jaula era empleada para cuidar iguanas, que no pudo mostrar ni documentar con imágenes.

Mientras el hombre espera ser procesado, el menor estará bajo la custodia de la autoridad estatal de menores y familias y no podrá tener contacto con el acusado.