Categorías
Actualidad

Por esta razón resulta tan adictivo el explotar burbujas de plástico

Aunque el papel de burbujas sirve para el embalaje, muchos de nosotros no podemos resistirnos a explotar esas pequeñas burbujas de plástico, no obstante, existe una razón científica que responde por qué es tan adictivo explotarlas.

Según varios estudios realizados son varias las causas que causan la adicción a explotar las burbujas de plástico. La primera es el principio de inmediatez que se genera. Este principio indica que la sensación de recompensa por parte del cerebro es mayor cuanto más inmediata es la respuesta. Cuando quebramos la superficie de un charco helado o explotamos una burbuja el tiempo de espera desde que realizamos la acción hasta que recibimos el estímulo prácticamente no existe, es inmediato, generando así una respuesta placentera al cerebro.

El segundo principio es el de la satisfacción. Este señala que el cerebro está buscando repetir todo estímulo satisfactorio, es decir, toda acción que ha resultado tal como uno lo había planeado. Por ejemplo, si uno acertó en algo, el cerebro nos motiva para que ese resultado se repita. Por lo tanto, si al explotar una burbuja de plástico la persona sintió placer y satisfacción, el cerebro buscará seguir con esa acción.

En este proceso adictivo de explotar burbujas de plástico también interviene el nivel de dificultad. La energía, el tiempo y la fuerza que la persona utiliza para hacer explotar la burbuja es mínima, permitiendo que se pueda seguir con la acción por un buen tiempo.

Estos principios psicológicos no solo se dan al momento de explotar burbujas de plástico, también pueden darse en otras situaciones. Por ejemplo como cuando uno se revienta un grano, los mecanismos que impulsan a seguir haciéndolo son los mismos que se presentan al reventar las burbujas.

La vida cotidiana está llena de acciones simples que se convierten en adictivas y aunque la ciencia trate de explicarlo muchas veces no lo logra. Este tipo de acciones seguirán siendo un misterio para todos.