Saltar al contenido

Revelan el “chanchullo” del superintendente con entrega de juguetes

Bien dicen que entre cielo y tierra “no hay nada oculto” y esta afirmación falsa no es. Resulta que todas las desgracias, estafas, despilfarros y chanchullos hechos por los funcionarios del chavismo siguen saliendo a la luz pública, comprometiendo cada vez más a los “impecables” revolucionarios que se jactan de trabajar por y para el pueblo.

Hace un año, en nombre de la revolución, la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), acusaron a la fabricante e importadora de juguetes Kreisel de acaparar juguetes. La importadora fue allanada, hubo gerentes presos y para colmo se agarraron una gran cantidad de juguetes para repartirlos “a precios solidarios”.

La escenita de la Sundde solo ocasionó el desmantelamiento de la empresa que por tantos años había cumplido con sus clientes, proveedores y al público. Otra empresa que se sumó a la lista negra del Gobierno, destruida y dejando desempleados en medio de una coyuntural crisis. Pero detrás de toda la demagogia están varios culpables, pero resalta uno en específico.

Lo mejor para ellos y migajas para el pueblo…

Según publicó el periodista Nelson Bocaranda a través de sus Runrunes, el “decente” superintendente William Contreras es el responsable de los saqueos ocasionados a cientos de negocios, empresas y fábricas. Lo peor del caso, es que en el asunto del allanamiento a Kreisel “no todos los juguetes fueron repartidos para el pueblo”.

Bocaranda con información de un “patriota cooperante” publicó fotografías de cajas de juguetes que aún permanecen en los depósitos allanados, pero estos solo se entregan por ordenes de Contreras a quienes mejor le parezca.

“Es así que me demuestran que aún quedaban juguetes en los depósitos intervenidos pero se han venido entregando solo para quien indique el jefe”, reseñó Bocaranda.

“El inventario que tenia Kreisel era tan completo que aún hay miles de cajas guardadas esperando la roja orden de entrega. Los propietarios nunca pusieron la denuncia pues los tienen chantajeados con la prisión de los gerentes”, comentó el periodista.

Esto sale a relucir justo después de las protestas y rechazos por parte del pueblo hacia Maduro en el mes de diciembre, tras haber prometido juguetes y perniles. Donde los pocos juguetes que entregaron “eran de mala calidad” y los perniles jamás aparecieron.

Todo esto podría indicar que cada arremetida de la Sundde es otro “autoregalo” para los personeros del Gobierno, pues es falso que trabajan en pro del pueblo, lo único que buscan es destruir lo poco que queda y agarrar “en nombre de la revolución” lo que no les pertenece. Mientras los ciudadanos reciben migajas o premios “de mala gana” los enchufados, conocidos, altos representantes, ministros y pare de contar, recibe no solo pernil y whisky, sino hasta juguetes de Kreisel. ¡Qué maravilla!