Categorías
Entretenimiento

¡Se confiesa! Jackie Chan reveló su lado oscuro y su faceta más violenta

Jackie Chan es posiblemente de los actores más conocidos del mundo, traspasando su natal Hong Kong hasta llegar a conquistar a Hollywood y al mundo, mucho de su éxito es gracias a su encanto, buena actitud, y carisma, sin embargo, parece que el actor, director y artista marcia tiene más de un oscuro secreto.

Chan ha confesado en sus memorias, tituladas ‘Never Grow Up’, todos los errores de su pasado, y lo cierto es que estas polémicas revelaciones van a romper el corazón de sus fans.

En el libro, la estrella del cine de artes marciales ha hablado acerca de su juventud y lo que supuso para él ser “un maleducado joven que de golpe tenía 10 millones en el banco”. Chan no se ha mordido la lengua a la hora de hablar acerca de sus problemas con el alcohol y su irresponsable comportamiento:

“Bebía y conducía todo el día, por la mañana destrozaba un Porsche, y por la tarde un Mercedes. Me pasaba el día borracho”.

Además, también ha hablado acerca de su derrochador estilo de vida. Aunque la revelación más grave ha venido a la hora de hablar de su vida familiar, donde no solo ha confesado haber engañado a su mujer, si no que también ha hablado acerca de un episodio de violencia familiar de lo más oscuro:

“Cuando mi hijo Jaycee aún era joven le pegué una vez, y fue muy serio, lo levanté y lo tiré contra el sofá. Aquella vez lo asusté a él y a mi mujer de verdad, y estoy profundamente arrepentido”.

Arrepentido pero convencido

Aunque Chan confiesa arrepentirse de aquello, lo cierto es que el actor chino de 64 años está seguro de que el castigo físico es absolutamente necesario a la hora de educar a los hijos:

“Los niños de hoy en día suelen ser unos maleducados y deberían pegarles”.

Estas declaraciones por parte de Jackie Chan, uno de los actores más queridos de Hollywood, dan mucho que pensar a sus fans y demuestran que en la industria del cine y el entretenimiento nunca se llega a conocer a nadie del todo. Esperemos que no tengamos que volver a leer ninguna noticia parecida a cerca de ningún actor o actriz más, aunque, tristemente, sabemos que no va a ser posible.