Categorías
España Entretenimiento

Traje gris de la reina Letizia puso a todos a bostezar y te mostramos por qué (Fotos)

El traje de la reina Letizia, escogido por la esposa de Felipe para una jornada de trabajo, es como para bostezar del aburrimiento. Madrid ha amanecido con una espesa niebla y así ha debido levantarse esta mañana, a las siete que es su hora habitual, la reina en Zarzuela. Espesa. Siempre estilisticamente hablando, claro.

Letizia (46 años) ha tenido este miércoles lo que llamamos un ‘acto heredado’, porque se trata de un tema que pertenecía a la agenda de la reina Sofía (80) cuando ella era la titular en la Corona. La mujer de Felipe VI (50) ha presidido una reunión de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, es decir, una mesa de trabajo. Esto es algo que a nuestra reina le encanta, le chifla poder llevar un maletín en la mano, demostrar que trabaja, aunque todos sepamos que lo hace.

El traje de la reina Letizia: Aburrido y gris

Todos siempre están pendientes del look de Letizia Ortiz, y en esta ocasión se toparon con la versión “laboral” de la royalty. Como tal se ha vestido la reina Letizia, de working girl pero en clave aburrimiento total. Todo correcto, dentro del protocolo y del mensaje que quiere dar, pero soso una vez más. Y como ayer, gris.

El abrigo de la reina Letizia, es de Hugo Boss y lo estrenó el otoño pasado en el viaje de estado a Portugal. Se trata de una pieza realizada en lana fría que en el outlet de la marca alemana podéis encontrar por la mitad de su precio, que sin rebajar era de 629 euros.

El atuendo de Letizia estuvo protagonizado por un abrigo que ya se ha puesto en muchas ocasiones, o bien con la falda que lleva a juego o como esta mañana, con un pantalón gris de traje y un jersey de cuello Mao en tono rojo, las tres cosas de Hugo Boss.

Traje gris de la reina letizia ortiz

La talla de la reina Letizia no la ayudó

Es cierto que la reina debe tener una talla súper pequeña, está delgada y se cuida mucho, pero siempre sorprende que las cosas le queden grandes, como es este caso, y nadie se dé cuenta. Letizia se pierde dentro de esta prenda que le hace bolsas en la espalda debido a la tela que le sobra.

Como complementos ha elegido unos salones en ante gris de Magrit y una cartera de la misma firma en color teja, como la última franja del abrigo.

El traje gris de Letizia no fue su mejor elección y las joyas y adornos de la reina se han vuelto a quedar en el joyero de Zarzuela y ha elegido unos pequeños pendientes de diamantes y ámbar que nos parecen la única novedad del look.

Esperemos para pillar la ropa de Letizia en su próxima aparición pública, donde tal vez tenga mejor criterio.

Fuente: El Español