Saltar al contenido

Así fue como Doña Letizia se ganó el odio de sus cuñadas

La relación de los miembros de la realeza española no es buena cuando se trata de la esposa del Rey Felipe VI. Un aspecto que llama mucho la atención es por qué las infantas odian a Doña Letizia y hoy se revelan a detalle los motivos.

Las infantas Elena y Cristina no encajan con la mujer de su hermano, con esto queda en evidencia que los puentes entre la monarca y las hermanas de su marido son inexistentes.

¿Por qué las infantas odian a Letizia?

La  infanta Elena dijo sin miedo a las críticas que “Letizia le pone de los nervios”. El motivo de la mala relación entre ambas tiene su origen en la muerte de Erika Ortiz. Según indican medios españoles, cuándo murió la hermana pequeña de Letizia, Jaime de Marichalar se convirtió en su mejor amigo en Zarzuela.

Se portó con ella mucho mejor que el resto, hasta el punto que cuando se divorció de la infanta, la entonces princesa de Asturias se puso del lado de Marichalar. “Su cuñada Elena, que nunca había sido amable con ella, no se lo perdonaría nunca”, explican desde el círculo de Letizia.

Para Elena fue una humillación que sus padres fueron nombrados “eméritos” y que la nueva definición de la familia real las dejara sin espacio en la Zarzuela.

El enfrentamiento lamentable entre Letizia y Sofía en la catedral de Palma el Domingo de Resurrección del 2018 tampoco ayudó a reconducir la relación entre la reina de España y Elena de Borbón.

“Eso no se lo va a perdonar nunca ¿te imagines que alguien trate así a tu madre? Menos mal que Elena no estaba allí, sinó sí que se hubiera liado de verdad”, revela una amiga de la infanta.

La infanta Cristina detesta a Letizia

Con la infanta Cristina, la relación tampoco es buena. Según una fuente próxima a la reina, la culpa es de la segunda hermana de Felipe VI: “Cristina siempre la trató con desprecio, como si fuera menos que ella”.

Aunque las cosas entre las dos se torcieron especialmente en 2005, en el bautizo de la hija pequeña de los Urdangarin, Irene. Aunque Cristina e Iñaki se lo pidieron, Letizia se negó a que los padres de él se alojaran en el Pabellón del Príncipe. En este entonces los actuales reyes de España vivían ahí, al lado del palacio de la Zarzuela.

“Se negó aludiendo que se encontraba regular y eso, a los Urdangarin, les sentó fatal”, confirmó una fuente.

Aunque el distanciamiento definitivo entre Letizia y Cristina llegó con el caso Nóos.

Los reyes desposeyeron del título de duques de Palma a la infanta y su marido, que están prácticamente desterrados de la familia. Esto quedó  claro cuando a la hija pequeña de los Urdangarin no le permitieron hacer la primera comunión en el palacio de la Zarzuela, como sí lo habían hecho anteriormente todos sus primos. Y eso tampoco gustó nada a sus padres.

La reina y su cuñada Cristina se reencontraron el año pasado en la famosa fiesta del 80 aniversario de Sofía. “Letizia fue a hacerse la foto porque se lo pidió su marido. Llegó, comió, se hizo la foto y se marchó. Ni se saludaron”, confiesa una fuente de la casa del rey. La situación entre las tres es casi irreconciliable y no parece que quiera mejorar la situación pronto.

Fuente: El Español