Categorías
España

¡Entérese! La electrizante petición de Ana Julia Quezada

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) recibe una repetición del juicio de Ana Julia Quezada, cuya defensa solicita una apelación de la sentencia. La mujer dominicana está condenada a prisión permanente revisable por el asesinato de Gabriel Cruz.

Solicitan apelación y niegan premeditación del crimen de Ana Julia Quezada

El abogado de Ana Julia, Esteban Hernández Thiel, solicita que en caso de celebrarse una nueva vista oral, sea un juzgado profesional y no un jurado popular el encargado de llevarla a cabo. A Quezada la declararon culpable el pasado mes de septiembre de un delito de asesinato, dos de lesiones psíquicas y otros dos contra la integridad moral.

Según consta el recurso, el abogado afirma:

“La actuación de la acusada, al ocasionar la muerte del menor, desde luego no fue premeditada, sino, todo lo contrario, evidentemente improvisada”.

”Si la intención de ésta hubiese sido acabar con la vida del menor -y no acallarle como ha sostenido desde su primera declaración ante la Guardia Civil- habría actuado de otra manera que, más certeramente, hubiese podido causar la muerte, y también, ocultar el cuerpo de manera más segura”, incide.

Así, para el letrado, de lo probado en juicio, se pone de manifiesto es una actuación “absolutamente improvisada”. Agrega que se evidencia un “mecanismo de causación de la muerte -como dice la autopsia- frecuentemente de etiología accidental y raramente homicida”.

Presión mediática por el asesinato de Gabriel Cruz

Para el abogado la acción de Ana Julia no concurrió en alevosía y, menos aún, la alevosía “sorpresiva” que recoge la sentencia. Esto, porque “de estar el niño en una situación de desvalimiento y vulnerabilidad, el resultado hubiese sido el mismo si lo ataca de manera sorpresiva como si el niño prevé el ataque e intenta repelerlo”.

Asegura que “no siendo inmune nadie a la desmedida presión mediática y lo triste del asunto a juzgar, la magistrado presidente del tribunal no pudo evitar incurrir en parcialidad a la hora de dar instrucciones al jurado”.

Para la defensa de Quezada, los “defectos en la construcción del objeto del veredicto”, junto a lo anterior, “vulneran el derecho a un juicio justo”. 

Ana Julia solo quería ocultar lo ocurrido

Sobre los delitos de lesiones psíquicas, afirma que los hechos probados “no prueban esa intencionalidad de menoscabar la integridad corporal física o psíquica de los padres del menor”.

“El único objetivo de Ana Julia era ocultar lo ocurrido. No viniendo obligada a otra conducta, según proclama el artículo 24 de la Constitución”, precisa.

”Los padres del menor padecen un daño psíquico, causado por la muerte violenta de su hijo, como es normal. Pero todos los actos llevados a cabo por Ana Julia después de la muerte de Gabriel, tienden a ocultar el delito cometido”, dice.

Por ello, mantiene que no resulta “razonable concluir que, con su conducta de ocultación de los hechos, tuviese la acusada el dolo de lesionar a los padres del fallecido”.

“Hay un dato a resaltar: la desmedida repercusión mediática de este asunto; la cual no fue causada por Ana Julia. Como se refleja en los informes médico-forenses sobre lesiones psíquicas de los padres del menor refiriendo éstos que su sintomatología se ve agravada cada vez que escuchan o ven en los medios de comunicación noticias o comentarios sobre los hechos”, apostilla.

Fuente: La Vanguardia