Saltar al contenido

¿Justicia? Entrenador que abusó de una joven por tres años tiene un terrible final

Este viernes, el caso de abuso de Thomas Incantalupo culminó con el veredicto del entrenador de patinaje sobre hielo. La sentencia del acusado a 24 años de prisión por abusar sexualmente de una de sus patinadoras durante casi 3 años.

Arrestan al hombre, de 48 años, el año pasado. En ese momento se declaró culpable de cargos de conducta sexual criminal.

El exentrenador del Club de Patinaje Artístico Eden Prairie, que además trabajó con decenas de niños, admitió que comenzó a abusar sexualmente de la víctima cuando ella tenía 14 años. Incantalupo durante casi tres años llevó a su alumna a hoteles para tener relaciones sexuales con ella.

Durante su juicio entre lágrimas, se disculpó con la comunidad de patinadores y con su esposa por haber tenido un “affair”, a lo que el juez de distrito del condado de Hennepin, Peter Cahill, le contestó que no se trataba de engañar a su esposa, sino de cometer un delito contra una menor.

La confesión de la víctima del caso de abuso de Thomas Incantalupo

Durante su declaración ante el juzgado, la joven de ahora 18 años comentó que el abuso de su entrenador convirtió sus sueños en una pesadilla.

“Él robó años de mi infancia y nunca recuperaré esos años”.

También explicó que comenzó a entrenar con Incantalupo cuando tenía 9 años y que lo había admirado como una figura paterna.

La víctima lamentó que su entrenador no solo abusó sexualmente de ella, sino que también la maltrató emocionalmente al aislarla de sus amigos y familiares.

La acechaba en las redes sociales, fingiendo ser un adolescente, y difundía rumores maliciosos sobre ella. Además, invadía su privacidad al mirar los mensajes de su teléfono celular, la acosaba por sus redes sociales y le gritaba hasta hacerla llorar.

“Cuando comenzó a abusar sexualmente de mí, ya tenía el control sobre mí”, reveló la joven, añadiendo que como resultado de este abuso, comenzó a cortarse y contempló formas de suicidarse.

Todo cambió cuando descubrió que Incantalupo había estado enviando mensajes a su hermano menor, que también era su alumno de patinaje. Entonces decidió actuar y le contó a un amigo sobre el abuso de su entrenador. Luego se enteraron los padres de la víctima, que lo denunciaron ante la Policía.

“Vergonzosa historia” de la Organización de patinaje artístico de EEUU

Sarah Klein, la abogada de la familia de la patinadora, que también es la primera víctima conocida del exmédico del equipo de gimnasia de EE.UU., Larry Nassar, llamó a una reforma en la Organización de patinaje artístico de EEUU. Sostuvo que su clienta y su familia demostraron un tremendo coraje y agregó que “en todo el mundo del patinaje artístico, los niños todavía están en riesgo”.

La letrada denunció que el patinaje artístico de EEUU tiene una “larga y vergonzosa historia” de poner dinero, medallas y la reputación de los entrenadores por encima de la seguridad de los niños. Adelantó que su clienta planea presentar una demanda civil contra la Organización de patinaje artístico de EE.UU. Según Klein, además de su clienta podría haber decenas de patinadores menores de edad afectados por abusos de este entrenador, por lo que la letrada les llamó a alzar la voz sin miedo, ya que Incantalupo ya está entre rejas.

Por su parte, la Organización de patinaje artístico de EE.UU. a través de un comunicado condenó los crímenes “aborrecibles” de Incantalupo, calificando sus acciones de “atroces e intolerables”, y elogió a la víctima y su familia por su coraje al denunciarlo.

Fuente: RT