Categorías
Venezuela

Revelan espeluznantes detalles del triple homicidio en Punto Fijo

Los detectives del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, base Punto Fijo, esclarecieron el caso de la muerte de una familia entera en la ciudad de Punto Fijo.

El costo de cuatro cauchos fue el valor que unos desalmados asesinos le dieron a la vida de tres miembros de una familia, entre la que destaca una bebé de apenas cuatro meses de nacida.

El dantesco crimen que ocurrió en febrero, pero que fue descubierto el pasado jueves por la hermana de una de las víctimas, despertó el repudió de la comunidad falconiana y activó la suspicacia de

El triple homicidio ocurrido en el interior de una vivienda, ubicada en Zarabón, municipio Carirubana, fue resuelto en tiempo récord por los sabuesos del cuerpo detectivesco, quienes no descansaron en las indagaciones para despejar las incógnitas que rodeaban el lamentable y repudiable asesinato de Nour Al Fin Youseff, comerciante de 27 años, su esposa Berkis Josefina Carrasquero Ventura, enfermera de 41 años, y su pequeña hija Walac Youseff Nour Carrasquero, de cuatro meses de nacida.

Plan macabro

En las averiguaciones se determinó que el móvil del asesinato fue la venganza por parte de un sujeto apodado “Chuito”, de 26 años, quien al parecer había vendido unos cauchos al comerciante libanés y esperaba el pago de la deuda.

Ante “las largas” para la cancelación del dinero por los cuatro neumáticos, “Chuito” planificó el asesinato de Nour Al Fin Yoseff, de su esposa y de su bebé.

El delincuente aprovechó la amistad que tenía con el libanés y le propuso reunirse en su vivienda de Zarabón para compartir unos tragos. La invitación fue aceptada y así comenzó una noche que culminó en golpes y hachazos que acabaron con la vida de los tres miembros de la familia Youseff Nour Carrasquero.

El crimen lo ejecutó “Chuito” en compañía de su cuñado, un hampón con expediente por robo, conocido como “Neo”. Entre los dos golpearon a mansalva al jefe de familia, a quien antes habían embriagado y aprovecharon su estado para ejecutarlo con un hacha.

Lea más: Por venganza asesinan a una familia completa en Punto Fijo

Sin importarles los gritos de Berkis Josefina, ni el llanto de la pequeña Walac, a sangre fría le asestaron los hachazos que le ocasionaron la muerte a ambas.

Luego de cometer el macabro plan, los dos criminales arrastraron los ensangrentados cuerpos y los hundieron en un tanque de agua subterráneo ubicado en el patio de la casa que durante diez años, estuvo al cuido de la enfermera y fue el hogar de su hija y de su marido.

Posteriormente huyeron de la vivienda dejando las paredes teñidas de sangre y el rastro de la crueldad con la que ejecutaron su venganza por la deuda de cuatro cauchos.

Según las investigaciones, los asesinos abandonaron la escena a bordo de un vehículo Chevrolet Century gris, propiedad del hoy occiso, el cual vendieron posteriormente para pagar los pasajes hacía Colombia a donde huyeron para tratar de escapar de la justicia venezolana.

Fuente: Nuevo Día