Categorías
Sociales

San Judas Tadeo, patrono de las causas difíciles: historia y oración

La palabra, tiene poder; o al menos eso es lo que expresa un viejo refrán popular. De hecho, así lo toman todos aquellos que procuran tener una actitud positiva ante cualquier adversidad y/o vicisitud que se presente en cualquiera ámbito de nuestra vida.

Las personas católicas y/o creyentes recurren a su fe para resolver algún problema o conflicto personal, laboral y hasta financiero. Cuando el agobio, la desesperación y la desesperanza se adueñan de nuestro ser recurrimos a Judas Tadeo, el patrono de las causas difíciles. Pero, ¿alguna vez te has preguntado quién realmente fue en vida San Judas Tadeo?

Historia breve de San Judas Tadeo

La historia de san judas tadeo tiene muchos matices. De hecho, aseguran que Judas Tadeo en vida fue uno de los discípulos de Jesús de Nazaret; él junto a los demás del circulo cercano a Jesús conformaba el “grupo de los doce”. Su nombre, Judas proviene de la palabra hebrea Yehuda que significa “alabanzas sean dadas a Dios”. Mientras que Tadeo proviene del idioma arameo, que significa “el valiente, hombre de pecho robusto”.

Como dato curioso podemos mencionar que Judas Tadeo fue uno de los testigos más privilegiados de la Última Cena, puesto que en dicho momento tuvo una importante participación, a ello se le atribuye la autoría de la epístola de Judas, esta última ha sido intensamente debatida por los bíblicos de la Santa Iglesia. San Judas Tadeo fue hermano de Santiago el menor y primo hermano de Jesús de Nazaret, es apellidado “el Valeroso” (Tadeo o Lebeo), para tratar de distinguirlo del apóstol traidor Judas Iscariote. En las santas escrituras se le conoce como el “hermano de Jesús”.

Finalmente, y según la tradición, Judas Tadeo viajó predicando el Evangelio desde Edesa (la actual Urfa en Turquía oriental) a Arabia, a Mesopotamia y a Persia. Allí, tras haber movido a innumerables conversiones al cristianismo, habría sido muerto por una granizada de piedras y a golpes de maza. Por razón de este martirio se le suele representar con una pesada maza en la mano. Su fiesta se celebra el día 28 de octubre y se le considera el patrón de los imposibles.

Ahora bien, si queremos saber como pedir un favor a san judas tadeo es bueno sabernos preparar para tal acto. Cuando abrimos nuestro corazón y soltamos todas nuestras preocupaciones con fervor y le pedimos con humildad a San Judas Tadeo que interceda por nosotros ante Dios, nuestro Señor estamos haciendo un acto de entrega absoluta de cualquier problema o situación que nos perturbe. Al hacer la siguiente oración deja tus tribulaciones a un lado y pide con fe, ya verás como todo toma nuevamente su curso.

Oración para pedir un favor a San Judas Tadeo

orar

Oh venerado San Judas Tadeo, siervo fiel y amigo de Jesús. Muchos son los que te honran y te invocan en el mundo entero, como el patrón de los casos imposibles y de las causas desesperadas. Ruega por mí, que me siento tan impotente y solo.

 Por favor, consígueme ayuda visible y rápida. Ven pronto en mi auxilio en este momento de gran tribulación que aflige a mi alma para que pueda recibir el consuelo y la ayuda del cielo en todas mis necesidades, pruebas y sufrimientos, particularmente en esta (en este momento realizas tu sincera petición) y que pueda alabar a Dios contigo por siempre.

 Te prometo, bendito San Judas Tadeo, que siendo siempre conscientes de este gran favor que me alcanzarás, que siempre te honraré como mi poderoso patrono especial, y fomentaré con enorme gratitud, tu maravillosa devoción. Amén.

De hecho, la Epístola o Carta de Judas forma parte del Nuevo Testamento y es atribuida a San Judas Tadeo. Dicen que fue escrita en griego entre los años 62-65, antes de la caída de Jerusalén. La escribe un Judas, hermano de Santiago. En esta se reprende a los falsos maestros y se hace una invitación sincera a mantener la pureza de la fe. La carta termina así: “Al único Dios que es nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea la gloria, el honor, la fuerza y el poder, desde antes de todos los tiempos, ahora y para siempre. Amén”.

Judas Tadeo hoy por hoy es considerado uno de los santos más invocados por los católicos gracias a los millones de favores y milagros concedidos de sanación y salvación. Los mismos feligreses se han encargado de exaltarlo ante Dios y ante la iglesia misma.