Skip to content
Asesinato de Marbella Valdez: Una aparición en el funeral los dejó fríos a todos

Asesinato de Marbella Valdez: Una aparición en el funeral los dejó fríos a todos

A la joven desaparecida la violaron y la mataron

El asesinato de la joven Marbella Valdez en Tijuana impacta a la comunidad, y lo que ocurrió en el funeral de la joven da escalofríos.

Otro feminicidio en México perturba a la comunidad. Marbella Valdez desapareció el pasado 5 de febrero, en Tijuana, Baja California, y su cadáver lo hallaron el 8 de febrero en un basurero clandestino. Una presencia en su funeral causó impacto entre los presentes, que no podían creerlo.

El asesinato y violación de la joven desaparecida en Tijuana

La universitaria de 20 años trabajaba en una gasolinera, y allí conoció al hombre que se obsesionó con ella, Juan “N”. El sujeto la acosaba, la hostigaba, se presentaba en su trabajo para llevarle regalos, y la seguía a todos lados, refiere la prensa mexicana.

Ante el rechazo de la joven, Juan hackeó sus redes sociales, robó las llaves e instaló un sistema gps en su auto, y también obtuvo llaves del departamento de su víctima. Por último la secuestró de su trabajo y la llevó a su domicilio, donde la violó y la asesinó.

El autor del crimen estuvo en el funeral

Autor del asesinato de Marbella Valdez se pareció en el funeral

Luego de cometer el feminicidio de Marbella, el presunto autor del asesinato se atrevió a presentarse en el funeral de su víctima. Lo hizo antes de que la familia de la joven supiera que él era el sospechoso número uno del crimen.

Cuando la policía detuvo al asesino, los familiares de Valdez quedaron estupefactos al recordar que el hombre había acudido a los actos fúnebres. Los dolientes de Marbella expresaron su gran dolor e indignación, en especial porque el individuo lució una camiseta con la foto de la joven y la leyenda “Ni Una Más”.  Además, llevó una caja llena de arreglos florales.

Joselyn Ruiz, prima de Marbella, declaró a la cadena Telemundo:

“Él estuvo con nosotros en el velatorio, estuvo en el sepelio, él se acercaba a verla, en la caja. Es un cinismo, una falta de respeto; porque si él realmente fue, no puedo creer que él haya estado viendo el dolor por el que estábamos atravesando todos… y todavía estar ahí y dándonos el pésame”.