Skip to content

Ejecutan la primera pena de muerte del 2020 y vea quién es (Foto)

Tras pedir perdón a sus hijos ejecutaron al acusado

Este miércoles el estado de Texas se registró el primer ejecutado del 2020. El preso al que se le aplicó la pena de muerte asesinó en 2005 a su esposa.

John Gardner, de 64 años, recibió la inyección letal en la cárcel estatal de Huntsville tras pedir perdón al hijo, hija y madre de su víctima.

“Me gustaría pedir perdón por su dolor”, dijo. “Espero que lo que estoy haciendo hoy, les de paz, alegría, les permita pasar página. Lo que sea necesario para perdonar. Sé que no pueden perdonarme, pero espero que algún día lo hagan”.

Según la fiscalía, la pareja estaba terminando con los trámites del divorcio cuando Gardner irrumpió en la casa de su mujer en el norte de Texas y le disparó en la cabeza. Tammy Gardner, que yacía enferma en su cama en el momento del disparo, murió dos días después en el hospital.

El primer ejecutado del 2020

Los abogados del asesino habían solicitado al Tribunal Supremo de Estados Unidos que interviniera, alegando que Gardner sufría “ira por abandono“. Según la defensa, esta condición hace que los hombres maten a sus compañeras con una fuerza excesiva. El pasado lunes, la máxima corte estadounidense denegó la petición.

Según la acusación y personas cercanas a Tammy Gardner, el matrimonio fue corto y lleno de violencia. Durante los alrededor de seis años de convivencia que Tammy vivía. La fiscalía clasificó al hombre como un “agresor clásico” que había golpeado, estrangulado y amenazado con una pistola a su víctima. Tammy había quería divorciarse desde hacía tiempo pero temía que él la matara si lo hacía.

Además de matar a su quinta esposa, el condenado disparó a su segunda esposa mientras estaba embarazada. También murió por las lesiones que le provocó el disparo. A su tercera esposa la secuestro a punta de cuchillo y a la hija de esta la golpeó de manera salvaje. Desde la fiscalía de la oficina del fiscal de distrito del condado de Collin consideran que el argumento de “ira por abandono” en ningún caso podría explicar la recurrente violencia del asesino contra las mujeres.

Fuente: La Opinión