EP | MundoVenezuelaEsposa del Gordo Mathías hizo lo que nadie se esperaba ¡Véala!

Esposa del Gordo Mathías hizo lo que nadie se esperaba ¡Véala!

Ana María, la esposa del Gordo Mathías, parece confundido y actúa extraño ante sus familiares al punto que decidió regresar a vivir con su suegra.

La esposa de Mathías Enrique Salazar, conocido como el Gordo Mathías, decidió abandonar nuevamente la casa de su madre para irse a vivir con su suegra en la casa donde presuntamente estuvo en cautiverio por más de 35 años.

Terrible decisión de la esposa del Gordo Mathías

Ana María, la esposa de Mathías Salazar, pasó solo tres días junto a su madre, Josefina Franco, y otros familiares.

Esta vez nadie la obligó, por su propia voluntad decidió regresar a la casa que compartía con su suegra, donde aseguran estaba secuestrada por su esposo.

decidió abandonar la casa de su madre y volver a la vivienda que compartía con su suegra, donde supuestamente estuvo más de 30 años secuestrada.

Así lo explicó su madre, Josefina Franco, quien reveló que la alegría de su reencuentro con su hija le duró solo tres días.

Luego de acudir a declarar ante la Fiscalía, la mujer informó a su madre su decisión de regresar a la vivienda de su marido, pese al supuesto secuestro que vivió con él.

Josefina Franco explicó que su hija mantuvo una conducta extraña durante los días que se quedó con ella y pide que se le practiquen evaluaciones psicológicas.

“Ella estuvo tres días con nosotros y se vino con el aval de la Fiscal 25 para que la tuviéramos en resguardo el fin de semana, mientras se esperaba la evaluación psicológica en el Cicpc. En esos tres días estaba bien en la mañana, pero en la noche se ponía agresiva y no quería dormir”, detalló.

Del mismo modo explicó que la mujer disfrutó junto a su familia, pero no fue suficiente para que dejara atrás la vida que llevaba con su marido.

“Le cambiamos el look, hasta le hicimos una reunión familiar como cuando llega el hijo pródigo a casa. Nos reunimos toda la familia, le dimos la bienvenida con amor”, señaló.

Pese a esto, la decisión fue inesperada: “El lunes, después de las pruebas, dijo que se iba porque había cumplido todos los requisitos y que si no le dábamos permiso nos iba a denunciar de secuestradores”.

A juicio de Franco, su hija padece el síndrome de Estocolmo, que consiste en que la víctima desarrolla estima hacia el secuestrador.

https://twitter.com/periodicovzlano/status/1227363819091046402

Redaccion
Redaccion
Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad, es por eso que si deseas citar o reproducir total o parcialmente este artículo te pedimos que añadas un enlace de vuelta a este sitio web.