Conectate con Nosotros

EEUU

¿Arrepentido y buscando redención?

Las espeluznantes últimas palabras del mexicano que mató a toda su familia

Publicada

el

Publicado por Endrina Borges
ejecución de Abel Revill

Después de 12 años, las autoridades de Texas realizaron la ejecución del mexicano Abel Revill tras ser condenado a muerte por asesinar a su familia.

El 4 de agosto de 2002, Revill, que había consumido crack, salió de su habitación pistola en mano mató a tiros a su esposa, Cecilia, a sus hijas Crystal de 7 años y Anahi de 9 meses, a su cuñada Jaqueline y a su suegro, Bartolo. Además, dejó herida de bala a otra hermana de su pareja, Alma, que logró escapar y avisar a la Policía, que lo detuvo minutos después.

Así fue la ejecución de Abel Revill

Según notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas, el condenado de 47 años y nacido en Vicente Guerrero, lo declararon muerto a las 6:00 pm tras recibir una dosis letal de pentobarbital en la prisión de Huntsville, cerca de Houston.

Sus últimas palabras fueron: “Quiero pedir perdón a mis cuñadas por todo el daño emocional que les he causado. Las quiero a todas y las considero las hermanas que nunca tuve. Gracias por perdonarme”.

Según reconoció durante el juicio, el mexicano empezó a consumir crack dos años antes de los crímenes y con el tiempo se volvió un adicto.

La defensa del sentenciado argumentó durante el proceso judicial que su cliente actuó en un estado de delirio por consumir crack, tras un periodo de abstinencia. El detenido aseguró que no recordaba nada de la masacre y dijo que “el diablo” lo poseyó.


Gastaba el dinero del hogar y también sacaba préstamos para comprar la droga. Consciente de su problema, el condenado había aceptado la ayuda de su familia para superar la adicción y ese 4 de agosto, un domingo, ya llevaba 10 días sin crack.

Sin embargo, después de ir a la iglesia, su esposa accedió a darle 10 dólares para que comprara y fumara algo de droga y mitigase así su síndrome de abstinencia.

Revill consumió la droga en el jardín trasero del hogar familiar en Dallas mientras su esposa, hijas, cuñadas y suegro departían y jugaban en el interior.

Después fue a su habitación y se acostó un rato en la cama. Fue entonces cuando salió pistola en mano, según confesó después: “La pistola ya estaba cargada, y entré en el salón dónde estaba mi familia. Empecé a disparar mientras estaban todos sentados en el sofá”.

El caso causó mucho revuelo en México. En este país en donde está prohibida la pena de muerte, según lo establece el artículo 22 de la Constitución. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) rechazó a la ejecución de Revill en Texas.

https://twitter.com/periodicovzlano/status/1220783846049841153

blank

Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad, es por eso que si deseas citar o reproducir total o parcialmente este artículo te pedimos que añadas un enlace de vuelta a este sitio web.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Las espeluznantes últimas palabras del mexicano que mató a toda su familia

Send this to a friend