Skip to content

Los fuertes daños causados por los misiles iraníes al Ejército de EEUU

Al menos 11 militares resultaron heridos

El gobierno de Estados Unidos (EEUU) finalmente admitió que varios militares de su país resultaron heridos por los misiles de Irán.

Nada más concluir los tres días de luto oficial por el asesinato del general Qassem Suleimani, Irán respondió con el lanzamiento de 21 misiles contra dos bases iraquíes que emplean las fuerzas estadounidenses. Una respuesta «medida» en la que, aunque al comienzo lo negaron, Estados Unidos admitió finalmente haber sufrido once heridos «por conmoción cerebral».

Al menos 11 militares estadounidenses resultaron heridos por misiles de Irán

El capitán Bill Urban, portavoz del Comando Central de Estados Unidos, declaró que «si bien ningún miembro del servicio estadounidense murió en el ataque iraní del 8 de enero a la base aérea de Al Assad, varios fueron atendidos por síntomas de conmoción cerebral que les produjo la explosión y todavía están siendo evaluados».

Ocho heridos fueron trasladados al Centro Médico Regional Landstuhl, en el sur de Alemania, y otros tres al campamento Arifja, en la capital de Kuwait, para hacerles «un examen de seguimiento» y comprobar si se han producido «lesiones cerebrales traumáticas».

Funcionarios del Departamento de Defensa explicaron a la cadena CNN que tras una inicial «evaluación del comandante, los síntomas surgieron días después del hecho». Así trataron de justificar las primeras declaraciones de Donald Trump en las que negó que sus hombres habrían sufrido daño alguno. El Pentágono informó de que los misiles iraníes solo habían producido «daños materiales».

El objetivo de la operación iraní no era causar víctimas mortales

Desde Teherán, la Guardia Revolucionaria aseguró a sus seguidores que en la ‘Operación Mártir Suleimani’ mataron a «ochenta» soldados enemigos.

Sin embargo, esa declaración la fueron matizando con el paso de los días hasta revelar que el objetivo no era causar víctimas mortales.

La república islámica avisó con antelación del ataque y los estadounidenses tuvieron tiempo de retirar a parte de sus hombres de las bases y enviar al resto a los refugios.

Lo que lograron los iraníes fue enviar el mensaje a la Casa Blanca de su capacidad balística para golpear con precisión a sus bases en toda la región.

Esto, para el Líder Supremo, Alí Jamenei, supuso «una bofetada» en la cara del enemigo.

Fuente: ABC