Skip to content

¡Pendientes! Vea lo último sobre los pagos del IVSS (Detalles)

Pendientes a este análisis

A través de un estudio realizado en “Acceso a la Justicia” se demostró las posibles estafa en pagos del Instituto Venezolano del Seguro Social IVSS.

Según el análisis expuesto por el estudio social en La Patilla, el IVSS nunca ofreció un sistema de protección o bienestar parecido al que disfrutan la mayoría de los ciudadanos europeos.

Sin embargo, en los últimos años se convirtió en el vivo ejemplo de una estafa, pues durante años les cobra a los venezolanos hasta cientos de dólares por distintos conceptos.

Acá todas las denuncias por estafa en pagos del IVSS

Las pensiones

Durante décadas el salario mínimo en Venezuela rondó alrededor de 300 dólares al mes, cónsono con la media de la región latinoamericana. Adicionalmente, el ingreso promedio de los trabajadores era de dos salarios mínimos, unos 600 dólares mensuales. Su aporte al seguro social era de casi 100 dólares. Sin embargo, hoy un trabajador pensionado apenas percibe cerca de 4 dólares, lo cual supone una tasa de pensión totalmente negativa a lo enterado en el histórico de cotización mensual.

Si el patrono hubiese contratado un seguro internacional de retiro para su trabajador en lugar de hacer el pago al IVSS aportando los mismos 100 dólares al mes. Al final de su vida laboral ese trabajador hubiese recibido prácticamente una pensión equivalente al triple de lo pagado, es decir, 300 en lugar de 4 dólares o los 100. Lo que sí representa una tasa de reemplazo positiva 3 a 1 o triple a lo aportado. Obviamente, una pensión de 300 dólares hubiese alcanzado para un retiro decoroso.

Desempleo

Pese a pagarlo, los trabajadores venezolanos no tienen un seguro contra desempleo. En Venezuela la cobertura de la contingencia por la pérdida involuntaria del empleo se hace a través del Régimen Prestacional de Empleo (RPE), antes llamado Paro Forzoso y conocido en otros países como Seguro de Desempleo o Seguro por Paro. En el mismo, por cada trabajador se hace un aporte a la tesorería del IVSS de un monto equivalente al 2,5 % de los salarios percibidos. Dichos fondos deberían emplearse en pagar hasta por cinco meses una indemnización por la pérdida involuntaria del empleo a los trabajadores con más de un año cotizando.

Sin embargo, hay un engaño en letras muy pequeñas. Para proceder al reclamo del RPE hay que probar que la contingencia no es imputable al beneficiario o reclamante de la indemnización. Así como por ejemplo no procedería el reclamo en el caso de un trabajador que haya renunciado.

Crédito de vivienda

La necesidad de crédito para la compra de vivienda debería satisfacer el Sistema de Seguridad Social a través del Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat con los fondos recaudados al Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda (FAOV). Así, por cada trabajador se hace un aporte del 3% del salario integral. Lo que equivale a cerca de un 4% del salario normal al mes, más el pago de cualquier otro concepto salarial accidental.

Para agravar lo dicho, tampoco podrán recuperar lo aportado en caso de no utilizar sus aportes, debido a que lo depositado solo genera rendimientos a tasa pasiva negativa. Lo cual supone que sus contribuciones han sido pulverizadas por la hiperinflación y en algunos casos lo que reciban no alcanzará para costear ni los gastos incurridos en realizar la solicitud de crédito.

¿Y a ti venezolano, cómo te afecta?

La inflación es llamada por los expertos “el impuesto de los pobres”, y lo comprobamos con el caso de los trabajadores que aportan parte de sus menguados ingresos a un Sistema de Seguridad Social que resulta ser un timo. El IVSS no logra ninguno de sus objetivos. Por el contrario, bajo subterfugios, despoja a los trabajadores de parte de sus ingresos por no recompensar el sacrificio de sus aportes, generando una reacción natural a la evasión parafiscal social, al trabajo informal o al pago en negro del salario.

Las políticas instauradas por el régimen empobrecen  y burlado a los trabajadores. Es necesario un cambio profundo, rápido y radical del Sistema de Seguridad Social. Toda la sociedad se encuentra profundamente afectada y desamparada sin un real acceso a la obtención de crédito para una vivienda, un seguro de desempleo efectivo y un ingreso suficiente al momento de su retiro por vejez o discapacidad.