Skip to content
¡Protéjase! Síndrome mucho más contagioso que el coronavirus amenaza al planeta

¡Protéjase! Síndrome mucho más contagioso que el coronavirus amenaza al planeta

Se transmite tan rápido como las noticias

El mundo está preocupado por la propagación desenfrenada del brote de coronavirus desde China, pero existe un síndrome mucho más contagioso que amenaza a todos.

La histeria colectiva es una psicosis más contagiosa que el Coronavirus, se propaga tan fácil y rápidamente como se difunden las noticias alrededor del planeta en cuestión de segundos. Se puede generar un caos si esta  “enfermedad” se propaga.

Histeria colectiva: un síndrome más contagioso que el coronavirus

Según reportes de medios especializados, no hay síntomas visibles de un ataque de histeria masivo y no es fácil diagnosticarlo. Las víctimas ni siquiera se dan cuenta de que la padecen.

Pero la transmisión es instantánea y las consecuencias pueden ser caóticas, pues se extiende mucho más rápido que cualquier virus.

La reciente información de los medios de comunicación sobre el nuevo brote de Coronavirus puede desatar un ataque de histeria colectiva. Hasta la Organización Mundial de la Salud está en alerta.

Lo anterior se explica porque el brote histérico ocurre cuando un grupo de personas cree que está sufriendo o a punto de sufrir una enfermedad o dolencia. El peligro de una epidemia o pandemia puede derivar en un ataque de hipocondría masiva.

La tensión y el pánico que se generan por las noticias sobre el coronavirus, pueden desatar el síndrome de histeria a un ritmo aún más contagioso. Las personas pueden sentir sentir como reales cosas irreales.

Otros nombres de la psicosis son: histeria de masa, psicosis colectiva o comportamiento obsesivo colectivo. Actualmente es común que los expertos lo llamen reacción de estrés colectivo.

Sonados casos de histeria colectiva

Hubo una fake new que causó pánico hace pocos años, cuando se anunció que en el 2000 llegaría el fin del mundo. Muchas personas se prepararon para el fatal momento.

Mucho más atrás en la historia, llegó  la llamada “epidemia de baile” o “coreomanía” de 1518, cuando cientos de habitantes bailaron en la ciudad de Estrasburgo durante un mes.

Fue famoso el caso de epidemias de desmayos en las escuelas, pero finalmente se comprobó que no tenían sustento médico. También ha habido supuestas intoxicaciones masivas donde muchas personas de una comunidad presentan síntomas parecidos, pero los exámenes no arrojan ningún resultado que lo justifique.