Conectate con Nosotros

Viajes y Turismo

El esquí es una actividad deportiva y/o recreativa que bien se puede disfrutar solo o en compañia de la familia.

7 estaciones de esquí en Europa que deberías visitar alguna vez

Publicada

el

Publicado por EP Mundo
esquí
Las estaciones de esquí son los lugares que más frecuentan en vacaciones las familias. FOTO: Google.

Europa es el principal destino de vacaciones de esquí del mundo y no es de extrañar. Por su parte, España y Andorra disponen de reputadas estaciones de primer nivel, como Baqueira Beret o Grandvalira, pero estos no son los únicos dominios esquiables que ofrece el continente.

Francia, Italia, Suiza y Austria, entre otros destinos, cuentan con descensos de vértigo para sentir la adrenalina, pistas para todos los niveles y gustos, un sinfín de actividades, como trineos, raquetas y patinaje sobre hielo, y una amplia oferta hotelera y gastronómica.

Zermatt, Chamonix, Cortina d’Ampezzo… Estas son algunas de las estaciones europeas que no pueden faltar en la lista de imprescindibles de todo amante de los deportes de invierno. Cada una de ellas puede presumir de increíbles paisajes y coquetos pueblos tradicionales de montaña en los que vivir el mejor après-ski, así como modernas instalaciones en las que el disfrute está asegurado.

Top 7 de estaciones de esquí alucinantes en Europa

  1. St. Mortiz (Suiza)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de St. Moritz (@stmoritz)

Para aquellos que busquen un destino con glamour es St. Moritz, una de las pistas favoritas de la jet set. El dominio esquiable se llama, en realidad, Alta Engadina, y está formado por cuatro sectores no conectados entre sí que en total suman 350 kilómetros esquiables: Corviglia/Piz Nair, Corvatsch (con buenos descensos en glaciares), Diavolezza/Lagalb y Zuoz.

La zona de esquí Corviglia es una de las más importantes del mundo, pues sus pistas han acogido varios Campeonatos del Mundo y dos Juegos Olímpicos de invierno. Dispone de 163 kilómetros esquiables distribuidos en 36 pistas y el área de esquí se extiende desde los 1.800 hasta los 3.000 metros. St Moritz ofrece, además, la famosa Cresta Run, una pista de hielo natural de 1,2 kilómetros en la que es posible lanzarse a toda velocidad en un trineo skeleton.

2. Chamonix (Francia)

esquí
Situado a los pies del Mont Blanc está el valle de Chamonix y enél una de las estaciones con mayor notoriedad entre los aficionados al esquí y a la alta montaña. Esta estación del grupo Mont-Blanc Natural Resort ofrece cuatro áreas de esquí: Le Brévent-la Flégère, Balme-Le Tour, Les Grands Montets y Les Houches que, en total, suman poco más de 110 kilómetros esquiables -el 90% con una altitud superior a los 2.000 metros-, así como 50 kilómetros de senderos señalizados para practicar esquí de fondo.

Destaca La Vallée Blanche, un fuera pista que atrae a miles de esquiadores expertos cada invierno y que asciende hasta los 3.800 metros de altitud. Durante el recorrido se puede ver el Mer de Glace, uno de los glaciares más impresionantes de los Alpes. Una vez aquí, el visitante tampoco puede perderse la Aiguille du Midi, una subida en teleférico a 3.842 metros de altitud que permite contemplar, en todo su esplendor, el valle y sus principales picos. Los más valientes pueden asomarse al Pas dans le Vide, un estructura de cristal que cuelga directamente al vacío.

3. Zermatt (Suiza)

esquí
Situada a los pies del Matterhorn (Cervino en italiano) –una de las montañas más famosas y fotografiadas del mundo–, esta estación de primer nivel ofrece 360 kilómetros de pistas que conectan Suiza con Italia y que disponen de los remontes más altos de Europa, con alturas entre los 1.620 y los 3.820 metros. Zermatt tiene 3 dominios esquiables distintos, Sunegga, Gornergrat y Klein Matterhorn, que disponen de las pistas más atractivas y difíciles y que se conectan con la estación italiana de Cervinia.

Para aquellos que quieran sentir la adrenalina en su máxima expresión existen cumbres con nieve virgen, accesibles gracias a los helicópteros de Air Zermatt, que brindan descensos de larga duración con increíbles paisajes como telón de fondo. Dispone también de un snowpark con un half-pipe, 7 kickers y elementos 9 foque (rieles y cajas). Además, cuenta con el el Matterhorn glacier ride, uno de los teleféricos más altos y lujosos de Europa –con asientos de cuero, suelos transparentes y hasta cristales Swarovski incrustados– que une la estación Trockener Steg con Klein Matterhorn.

Después de un día de esquí, nada como pasear por el coqueto pueblo de Zermatt –al que no se puede acceder en coche– para admirar sus típicas casas suizas de montaña con madera recubierta de resina y tejados de roca laminada, entrar a sus establecimientos de lujo o probar exquisitos manjares en sus restaurantes gourmet.


4. Courchevel (Francia)

Courchevel es el acceso a la zona esquiable de Les Vallées, un dominio situado en pleno corazón de los Alpes franceses, que incluye 600 kilómetros de pistas, más de 180 verdes-azules y más de 140 rojas-negras. Desde aquí es posible acceder a 25 cumbres durante todo el invierno y las estaciones están unidas por crestas a más de 2.000 metros de altitud, lo que regala unas espectaculares vistas del entorno. Creada en 1946, esta estación cogió fama mundial gracias a la calidad de sus pistas y su lujosa hostelería. Incluye cinco zonas, en cinco altitudes: Se parte de Saint-Bon-Tarentaise (1100 m) y luego vienen Le Praz (1300 m) orientado a familias, La Tania (1400 m), Courchevel Village (1550 m) Moriond (1650 m) y Courchevel (1850), el más exclusivo.

Aquellos que busquen otras experiencias pueden optar por probar con las raquetas de nieve o los trineos de perros, subirse a un globo aerostático para admirar la belleza de las montañas, patinar sobre hielo en la pista del Forum, acudir en familia al complejo acuático Aquamotion para disfrutar de sus toboganes o visitar su biblioteca multimedia.

5. Kitzbühel (Austria)

esquí
Kitzbühel es una ciudad medieval y una estación de esquí ubicada a orillas del río Kitzbühel Ache, en Tirol. El dominio esquiable, 234 kilómetros de pistas con una gran variedad de niveles, se encuentra entre las montañas del Kitzbüheler Horn, el Hahnenkamm, Pengelstein y Resterhöhe y va desde los 800 a los 2.000 metros de altitud. Para los amantes del snowboard dispone, también, de un Fun Park con un quarter pipe, obstáculos, half pipe de 70 metros y un boarder-cross de 450 metros. Además, se puede realizar senderismo con raquetas, patinaje sobre hielo, montar en trineos y practicar esquí de fondo en sus más de 70 kilómetros de pistas, recorridos que no ofrecen grandes dificultades, pero sí unas vistas increíbles.

Es en esta estación donde está la pista The Streif, uno de los recorridos más peligrosos del mundo que acoge el descenso de Hahnenkamm de la Copa del Mundo cada mes de enero. La pista en sí tiene 3.312 metros de longitud y la pendiente máxima es del 85%.

6. Cortina d’Ampezzo (Italia)

La pequeña ciudad de Cortina d’Ampezzo, que está situada en la provincia de Belluno (en la región del Véneto) y muy cerca de la frontera con Austria, está inmersa en un paisaje de incomparable belleza natural rodeada por los picos de la Tofana, el Monte Cristallo y los Dolomitas de Sorapis.

Esta estación de esquí, que apareció en la película de James Bond Solo para sus ojos (1981), ofrece tres zonas bien diferenciadas: Tofane, Faloria- Cristallo y Lagazuoi-Cinque Torri que juntas suman 140 kilómetros esquiables. Su cota máxima es de 2.930 metros. Incluye, también, una amplia gama de opciones para raquetas de nieve, esquí de travesía y un estadio olímpico de hielo para patinar. La zona de Tofane dispone de un snowpark que se divide en dos niveles (fácil y medio) y que cuenta con su propio telesilla. Los esquiadores más expertos no pueden perderse, tampoco, la bajada de Forcella Rossa, una pista negra con gran inclinación y unas espectaculares vistas.

7. Riksgränsen (Suecia)

esquí
Situada a 200 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, Riksgränsen es una de las zonas de esquí más septentrionales del mundo. No será la estación más grande del país, pero sí una de las más especiales y gélidas, aquí las temperaturas suelen bajar hasta los 50 grados bajo cero. Durante los días más largos del año las pistas permanecen abiertas hasta tarde para que los visitantes puedan esquiar bajo el sol de medianoche, y es precisamente esta mágica experiencia lo que la incluye en las listas de las mejores estaciones de esquí. Además, ofrece a los amantes de la nieve una temporada excepcionalmente larga.

Los esquiadores expertos no pueden perderse los picos montañosos de los alrededores, 60 de ellos superan los 1.200 metros de altura. El complejo dispone de innumerables fuera pista de fácil acceso y grandes desafíos como Uffe’s wall, Rimfors y Nordalsfjäll, donde se celebra, cada año en el mes de mayo, el campeonato de esquí extremo. Además, los clientes pueden probar con el esquí de fondo, excursiones a las diferentes cumbres, trineos de perros, motos de nieve o saborear la adrenalina que ofrece el heliesquí.

 

blank

Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad, es por eso que si deseas citar o reproducir total o parcialmente este artículo te pedimos que añadas un enlace de vuelta a este sitio web.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

7 estaciones de esquí en Europa que deberías visitar alguna vez

Send this to a friend