Conectate con Nosotros

Entretenimiento

Carlos Baute pide perdón a su hijo mayor ¡Acá toda la historia!

Carlos Baute se reconcilia con su hijo y así lo demuestra en público

Publicada

el

Publicado por EP Mundo
Carlos Baute
El cantante venezolano, Carlos Baute finalmente incopora a su hijo mayor a su vida. Foto: GOOGLE.

«Creo que en la vida siempre piensas que has podido hacer cosas mejores. Pero no merece la pena caer en ello, sino enmendar y recuperar el tiempo perdido”, nos dice Carlos Baute.

Y en eso está enfocado con su hijo José Daniel, de treinta y dos años. Los lazos de sangre estaban claros y reconocidos legalmente desde hace tiempo, pero faltaban los del corazón, dar el paso y construir un puente para encontrarse después de una vida separados y años de malentendidos y juicios.

Más de una década de nubes grises que han dado paso a un cielo despejado, en palabras del cantante, que propició ese primer encuentro dejando atrás todo lo ocurrido.

“Es un sentimiento que viene de hace años atrás, lo que pasa es que a veces hay decisiones que no solo dependen de ti. Había que dejar que varios astros se alinearan”.

Hoy Carlos Baute nos presenta a su hijo mayor, nacido de una relación de juventud en su Caracas natal con Náyera Arellán. Nos cuenta su emocionante historia y posa con su familia al completo. Los Baute, juntos por primera vez.

El pasado, pisado. Ahora solo importan el presente y el futuro unidos. Esta es la historia de una reconciliación. La historia de un nuevo comienzo.

Carlos Baute y su familia le abren su corazón a su hijo mayor

Carlos Baute

—Carlos, ¿por qué has querido dar este paso y posar todos juntos precisamente ahora?

—Bueno, quizá la pregunta es por qué no ahora. Tenemos una bonita relación desde hace tiempo y ha llegado el momento.

—Nos presentas a tu ‘nueva familia’.

—No, te presento con mucho orgullo a ‘mi familia’.

—José Daniel es ya uno más en ella.

—Por supuesto, las fotos son una realidad, no una pose.

—¿Qué te ha llevado a dar este paso y qué significa para ti?

—Significa mucho, creo que es lo correcto y, además, lo que me hace feliz.

—¿Te lo ha pedido tu mujer?

—No es que me lo haya pedido, ha sido una conversación familiar desde hace mucho tiempo y ambos estamos felices de que así sea.

“Nuestro encuentro fue el 20 de junio del 2020 en casa de un amigo mío en Jaen. Fue superemocionante, nos abrazamos primero, hubo mucha conexión, cariño, verdad y respeto. Luego, lágrimas de emoción”

—¿La decisión ha sido tuya entonces?

—La decisión ha sido de ambos y estamos felices por ello. Ha sido un tema presente desde que estamos juntos.

—¿Se lo consultaste primero?

—No ha habido consulta, ha sido un tema presente desde que estamos juntos.

—Astrid ha sido fundamental en este paso que has dado y en todo el proceso.

—Claro que ha sido fundamental. Somos una familia y cualquier decisión de uno significa una decisión de ambos.

—Sin ella los momentos difíciles habrían sido imposibles de superar.

—Por supuesto. Siempre me he sentido apoyado por ella. Somos un equipo.

—Verte hoy aquí con tu familia al completo, ¿qué te hace sentir? ¿Ahora eres más feliz que antes?

—¡Claro! El cielo se ha despejado por completo… Ya no hay nubes grises. Estoy más feliz que nunca, sí, me siento pleno. A nivel emocional, a nivel personal, no puedo pedir más.

Carlos Baute

Carlos Baute y su hijo posan para una sesión fotográfica. Foto: Google.

—Tenías antes un vacío que no sabías que existía.

—Si sabía que existía y también sabía cual era la razón.

—¿Dirías que estás viviendo y disfrutando de una nueva vida?

—No lo llamaría una nueva vida, sino una vida mejor. Mucho más plena y con mas ilusión.

—¿Habías soñado alguna vez con esta gran familia, que finalmente lograríais estar todos juntos?

—Por supuesto, es una alegría haber llegado aquí. Sabía que ocurriría.

—¿Y por qué no ha sido posible antes? ¿Qué lo impedía?

—Ha habido terceras personas que han sido una gran influencia y que no hemos podido controlar en nuestra relación. Pero eso ya ha quedado en el pasado y lo importante es la relación que tenemos entre nosotros.

—¿Se puede comenzar de cero entre un padre y un hijo después de tantos problemas?

—Prefiero llamarlos malentendidos. Y sí, ni José Daniel ni yo somos personas de guardar rencores y de quedarnos en el pasado. Solo estamos enfocados en recuperar el tiempo perdido.

—¿Has hecho entonces borrón y cuenta nueva, que se dice?

—Creo que ese sería el término perfecto.

—¿Cómo es ahora tu relación con José Daniel?

—Como debió haber sido siempre: padre e hijo, muy cercana. Estoy ahí apoyándole en todo lo que puedo. Es mi hijo, por circunstancias nos hemos encontrado tiempo después, pero ahora es como si nos conociéramos de toda la vida. Es maravilloso, es una bendición.

“Me llamó por teléfono y me dijo que quería quedar conmigo. En principio, quedé en shock, la verdad, no me lo esperaba, pero a la vez sentí que el momento había llegado”, explica José Daniel.

— Vais a recuperar el tiempo perdido.

—¡Claro! en los planes de verano, fiestas, vacaciones, y alguna aventura con su padre, como surfear, lanzarnos en paracaídas juntos –ríe-.

—¿Tenías algún tipo de remordimiento?

—Creo que en la vida siempre piensas que has podido hacer cosas mejores. Pero no merece la pena caer en ello sino enmendar y recuperar el tiempo perdido.

—¿Qué te hizo abrir los ojos?

—No ha sido abrir los ojos, ha sido simplemente darle libertad a ese cariño que ahí estaba. Porque siempre ha estado…

—Le has pedido perdón público a José Daniel, ¿por qué?.

—Claro, cometí errores y lo normal es pedir perdón.

—¿Crees que te equivocaste al principio?

—Quizá no debimos dejar esto en manos de terceros. Pero eso ya no importa. Importa lo que viene por delante, que es mucho más emocionante.

—Y, después, ¿cuáles han sido los errores?

—Creo que ni José Daniel ni yo estamos en estos momentos enfocados en las equivocaciones…

—Mencionas a terceras personas que han influido en vuestra relación.

—¿En qué puede servir traer a la mesa las personas que influyeron negativamente entre nosotros? En nada, no merece la pena hablar de ellos.

Historia de un encuentro: Carlos Baute y su hijo al fin juntos

—Vamos al inicio. ¿Cómo se propició la reconciliación con tu hijo?

—Decidimos apartar a esas terceras personas y enmendar la situación a como diese lugar.

—Anunciaste la reconciliación el veinte de junio pasado. Pero ¿cuándo sucedió?

—Eso ocurrió tiempo antes… En verano del dos mil veinte.

—¿Cómo fue el primer contacto, quién dio el primer paso?

—Yo telefónicamente, pero sin su respuesta positiva no hubiera sido posible. Lo llamé y le dije que quería verlo en persona. Él me respondió con muy buena actitud y disposición. Fue muy emocionante.

—¿Todo esto ocurrió durante el confinamiento? Porque justo por esas fechas, además, se levantó el estado de alarma.

—La verdad es que no ha habido una razón específica de por qué en esas fechas. Y mucho menos ha tenido nada que ver ni con el confinamiento ni con el estado de alarma. Para nada la pandemia me empujó a dar este paso, desde mucho antes quería tener relación. Llevaba mucho tiempo pensando en ello. Podría decirte que años. Finalmente, se alinearon los planetas.

—¿Cuál fue el momento de inflexión?

—Como decía, es un sentimiento que viene desde hace años atrás, lo que pasa es que a veces hay decisiones que no solo dependen de ti. Había que dejar que varios astros se alinearan.

—¿Dónde se produce ese primer encuentro, ese primer abrazo?

—Fue el veinte de junio del dos mil veinte en casa de un amigo mío en Jaén. No quería estar en un sitio público. Fue espectacular hablar y darnos ese cariño que tanto nos merecíamos.

Carlos: “Claro que ha habido momentos tristes, pero de nada sirve recordarlos ahora, cuando tenemos tanta ilusión por delante”.

—Viajaste tú a verlo, ¿cómo fueron esas horas previas a conocer a tu hijo?

—Viajé a Jaén a verlo; estaba con mucha incertidumbre por si él sentiría lo mismo que yo, pero algo me tranquilizaba y me decía que sí.

—Y llegó el momento de comprobarlo…¿Pudisteis pronunciar palabra?

—Fue superemocionante. Primero, nos abrazamos. Mucha, mucha conexión, cariño, verdad y respeto. Luego, lágrimas de emoción cuando lo dejé.

—Era una fecha significativa, en muchos países se celebran el día del padre.

—Si, fue al pensar en que era el día del padre. Pensé que era una fecha muy especial para dar la noticia, aunque nuestro acercamiento había ocurrido un tiempo atrás.

—¿Nunca antes os habías encontrado?

—Sí, hace varios años nos vimos en la casa de un amigo en Madrid. Fue la primera toma de contacto real. Después, las circunstancias cambiaron y vino el alejamiento. Afortunadamente, ya todo eso queda en el pasado.

—¿Y desde ese momento no os habíais vuelto a ver?

—No, por eso teníamos tantas ganas de vernos.

—¿En estos años nunca has tenido ganas de abrazarle y dejar atrás todo?

—¡Por supuesto! Por eso te digo que es una decisión que venía en mí desde hace mucho tiempo.

—¿El paso del tiempo te ha hecho recapacitar?

—Dicen que con el tiempo nos hacemos más sabios…

—¿Te arrepientes de no haber dado este paso antes?

—Cuanto antes hubiese sido, mejor. Pero, como te dije anteriormente, lo importante es enfocarse en lo que viene, ¡que es mucho mejor!

Carlos Baute

“Lo reconocí en el primer juicio”: Lo que asegura Carlos Baute que la prensa ignoró

—Sientes que has perdido mucho tiempo de haber podido estar con él.

—Sí, pero es mucho más tiempo el que nos queda por delante.

—¿Te da pena haberte perdido con José Daniel momentos que estás viviendo con tus hijos pequeños?

—Podría decirse que sí. Es la parte por la que le pido perdón…

—Ahora, cuando ves a tus cuatro hijos juntos, ¿qué piensas?

—¡Madre mía, cuántos niños! ¡Sí que somos familia numerosa! Ja, ja, ja.

—Porque tú has estado dolido… Las cosas, como son.

—Sí he estado dolido, de la misma manera que lo ha estado él. Eso ya no tiene importancia.

—No es plato de buen gusto que te demanden, y menos, tu hijo. Jamás hablaste de ello.

—Nunca hablé del largo proceso de las demandas porque no es necesario hablar de ello. Hay muchas decisiones que, podría decirse, se escaparon de nuestras manos. Hoy día, ya no tienen importancia.

—Doce años de desencuentros son muchos… Habrá habido momentos muy difíciles.

—El camino no ha sido fácil y claro que ha habido momentos tristes, pero de nada sirve recordarlos ahora cuando tenemos tanta ilusión por delante.

José Daniel: “En cierta manera me puedo arrepentir de haberme metido en tantos pleitos judiciales y tenía que haber buscado otro camino para llegar a mi padre”.

—Pero, por otro lado, serás consciente también de lo que ha podido sufrir él. Sabiendo quién es su padre, pero sin su cariño.

—Muy consciente. Por eso quiero recuperar lo perdido…

—Ha sido un camino duro llegar hasta aquí.

—Hombre, el camino no ha sido fácil porque al final hubo terceras personas que crearon como nubes grises entre nosotros, que no tuvimos el contacto. No teníamos nosotros el control. Cuando nos vimos dijimos “¡qué tiempo perdido!”.

—¿Entre vosotros está todo hablado, solucionado y superado o aún hay camino por recorrer?

—Camino para conocernos más y disfrutar, no para solucionar nada. ¡Solo queremos tener más momentos juntos en familia y reírnos!

—Está todo olvidado, entonces.

—Todo. Eso es lo maravilloso de no ser rencoroso y ninguno de nosotros lo somos.

—¿Había alguna demanda o algo pendiente que se haya retirado?

—No… No, no hay nada pendiente.

—¿Te sientes cambiado?

—No diría que he cambiado. Diría que tomé una decisión que hace mucho tiempo quería tomar…

—¿Por qué nunca en estos treinta y tres años se han dado las circunstancias antes para un acercamiento? ¿Por qué no te pusiste en contacto?

—No sabía que era mi hijo.

Carlos Baute

—¿Cuándo lo supiste?

—Cuando él estaba cumpliendo la mayoría de edad, empezó a buscar contacto. Lamentablemente, yo me enteré años más tarde.

—Nunca has contado tu versión de lo ocurrido.

—No hay razón para hablar del pasado cuando el presente y el futuro son tan ilusionantes…

—¿Está José Daniel reconocido legalmente por ti?

—Desde el primer juicio lo reconocí, aunque esto nunca lo dijo la prensa. Es decir, desde hace muchos, muchos años.

—¿Qué crees que has hecho mal y te sientes culpable por ello y qué has hecho bien?

—Lo que he hecho mal ha sido que quizá podría haber habido un acercamiento antes. Y creo que lo que he hecho bien ha sido apartar a terceras personas y tomar esta decisión por mí mismo.

—Tú siempre pensaste en un acercamiento en el ámbito privado.

—Por supuesto. Lo lógico era que nuestro primer encuentro se hiciese de manera privada. Esto es algo que solo nos concierne a nosotros.

—¿Qué ha encontrado José Daniel ahora con vosotros?

—Cariño y una familia caótica que quiere compartir muchos momentos con él.

—¿Tienes algo que reprocharle?

—Absolutamente nada.

Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad, es por eso que si deseas citar o reproducir total o parcialmente este artículo te pedimos que añadas un enlace de vuelta a este sitio web.

Publicidad
Publicidad